Dalequedale.com

Revista Digital de Pensamiento Contemporáneo y Reflexión

29 julio, 2016
por admin
0 Comentarios

Carta para Higuaín, el rompecorazones de Nápoles

El fútbol desborda pasiones, despierta ilusiones y también frustraciones. En este caso nos ha dejado una carta de desamor, autoría de Daniele Decibel Bellini, la voz oficial del S.S.C. Napoli en el estadio San Paolo del sur de Italia; quien hizo pública una misiva en torno al traspaso del jugador argentino Gonzalo Higuaín para el club Juventus de Turín. Como si no bastara el revuelo mediático por el costo del fichaje, de 90 millones de Euros y etiquetado de “excesivo” para algunos, también se pone en el tapete el comportamiento “nómada” de algunos futbolistas que no se comprometen a largo plazo con los colores del club que representan. “No puedo negar que celebré y casi llore de felicidad -por Higuaín- y tampoco puedo negar que lo que escucho y leo no me decepciona, pero siempre lo he dicho: la fortaleza del Napoli está en los aficionados”, reflexiona Decibel Bellini en torno a la fanaticada que se esperanzaba en revivir las viejas glorias que logró el astro argentino Diego Armando Maradona en la década del 80.

A continuación la carta: bqaemyucuaawezs

“Cuando era niño, normalmente me enamoraba de la niñas más bonitas de la escuela. Era bajo y no era guapo, así que, al final, pese a mis cartas de amor y disponibilidad para cargar sus mochilas, no llegaba a ningún lugar.

Hoy, he cambiado y me enamoré de Vale, que me ama también, y con quien casi tengo dos hijos (lo digo así porque Lorenzo llega hasta septiembre).

¿Cuándo me enamoré y el sentimiento no fue recíproco me sentí lastimado? Sí. ¿Cuándo la chica a la que amaba me ignoró le dije a alguien que, de todos modos, no estaba tan interesado en ella? También.

¿Por qué digo esto? Porque a veces nos enamoramos (yo el primero) de alguien o algo que, simplemente, no quiere ser amado. Quizá puedes pasar una buena tarde juntos o un par de temporadas, pero sin amor. Dar y recibir, les llaman profesionales.

No puedo negar que celebré y casi llore de felicidad -por Higuaín- y tampoco puedo negar que lo que escucho y leo no me decepciona, pero siempre lo he dicho: la fortaleza del Napoli está en los aficionados.

Hemos caído y nos hemos levantado tantas veces… En nuestro vocabulario no decimos ‘trabajo’ decimos ‘lucha’. Estamos acostumbrados al sufrimiento.

Los campeones vienen y van, pero los aficionados en las tribunas con sus camisetas, azul como el cielo, estarán ahí por siempre”.

Fuente del Autor: https://cartearte.wordpress.com/2016/07/28/carta-para-higuain-el-rompecorazones-de-napoles/

29 julio, 2016
por admin
0 Comentarios

Y ahora que?

¿Dónde estan todos nuestros sueños? ¿En qué momento se mojaron los papeles de nuestros planes?.

Deseando durante muchos años, ( hace años) estar donde estamos, poder decidir sin permiso, tener herramientas para poner en marcha ideas.

Y cuando llega el momento, cuando podemos decidir, nos detenemos.

Algun dia…. cuando todo esto cambie…(esperando que cambie todo nuestro alrededor, excepto nosotros).

Cuando eramos pequeños dibujabamos escapadas perfectas que nos acercaban a todo aquello que queríamos. Y cuando por fin llega el momento, cuando somos dueños de nuestras riendas…nos detenemos.

Y entonces, es aquí donde aplazamos nuestro viaje, y añoramos el billete que teníamos cuando aún no pasaba ningun tren.

Si fueramos más jovenes, si empezaramos de nuevo, todo lo que haríamos. 

Y así …añoramos futuro cuando somos niños y deseamos pasado cuando somos adultos.Y el presente, pasa… y pasa como nosotros pasamos. De paso, así avanzamos, aplazando sueños, perdiendo dias, buscando en nuestra memoria cosas que no sucedieron.

Pero un dia…tirando la basura, mirarás al cielo y te preguntarás …y ahora que? 

Fuente del Autor: https://carlosbella.com/2016/07/28/y-ahora-que/

29 julio, 2016
por admin
0 Comentarios

SIN FILTRO

hablar sin filtro

Por: Schneur ZALMAN Ben-Chaim

compra mi libre: “Notas de un Alma Viajera” aqui: www.zalman5k.com

¿Cuánto de lo que dices corresponde a lo que realmente piensas o sientes? Lo que expresamos a quienes nos rodean, ya sea con un mensaje de texto, un correo electrónico o con nuestra propia voz muchas veces pasa por tantos filtros en nuestra cabeza, que muchas veces no tiene mucho que ver con lo que realmente queremos comunicar, con lo que sentimos en primer lugar, aquello con lo que queremos conectar.

Filtros nutridos por nuestros miedos, por nuestras inseguridades y hasta por el exceso de seguridades que nos hacen imaginarnos cosas que no hacen parte de la realidad propiamente dicha. Filtros que también crecen con nuestros prejuicios y nos llevan a suponer la forma en la que los otros van a interpretar lo que nosotros queremos decir, o peor aún, creer que somos dueños de la verdad absoluta, en cosas tan banales como un sabor o un color, hasta en cosas que nunca podríamos determinar a ciencia cierta como el hecho de entender como siente (en detalle) otra persona.

La verdad es subjetiva, definida por cada uno según lo que piense y sienta, y seguramente hay verdades que no son para todo el mundo, no todas las personas están listas para escuchar tus sueños o entenderlos con la misma magnitud que viven en tu interior, sin embargo, privarnos de decir lo que sentimos no le hace un favor a los otros, por el contrario les estamos negando la oportunidad de conocernos tal y como somos, sin mascaras, sin prejuicios, banalidad o complejos.

No se trata de estar hiriendo salvajemente a todos lo que nos rodean, porque ello indicaría que no buscamos comunicarnos, sino imponer asumiendo que somos dueños de la verdad, se trata de ser fieles a nosotros mismos, a lo que pensamos y sentimos, permitiéndonos ser todo aquello que estamos destinados a ser y aprendiendo de todo lo que los demás nos pueden enseñar. Se trata de comunicar construyendo, para crecer y mejorar.

Conectar lo que sentimos, pensamos y decimos nos permite llevar nuestra vida a otro nivel, uno en donde todo parece más liviano, mejor e inspirador en todo sentido. Es liberarnos de prejuicios, ataduras, dudas, y falsas creencias que nos limitan, es empoderarnos de quien somos y aprender a ser mejores de lo que hasta ahora hemos sido.

Es algo así como tratar de eliminar toda la distorsión que nos rodea, para poder escucharnos con claridad y ser escuchados en realidad, para hacer del mundo que nos rodea un lugar mucho más verdadero y no tan distante como nos lo han querido pintar. Así que tal vez viene bien que te preguntes: ¿Qué diría si no tuviera filtro alguno?

Fuente del Autor: https://zalman5k.com/2016/07/28/sin-filtro/

28 julio, 2016
por admin
0 Comentarios

Cuando se gusta del terror

Cecilia Ansaldo Briones

(Publicado originalmente en diario El Universo, Guayaquil, el sábado, 19 de diciembre, 2009)

Tsathoggua: https://de.wikipedia.org/wiki/Cthulhu-Mythos

Tsathoggua: https://de.wikipedia.org/wiki/Cthulhu-Mythos

En la Fundación EL UNIVERSO hemos cerrado el ciclo de atención a la obra del norteamericano Edgar Allan Poe, con una reflexión entre profesores, amigos y estudiantes, sobre el cultivo del tipo de literatura en el que fue señero, el autor de Boston. La pregunta fundamental que nos hicimos fue por qué nos gustan las narraciones que orientan la recepción hacia emociones que van del miedo al pánico, del leve estremecimiento a la paralización del terror.

El miedo es una sensación primaria. Permitió a los primeros hombres focalizar los puntos de peligro, los elementos de destrucción. Cuando los líderes de los grupos advirtieron que el temor invade y moldea las conductas se dieron maña para “administrar” esa reacción y sacarle provecho. Así nacieron los medios de dominación, los discursos provocadores, las mitologías y los infiernos.

Pero la fuente fundamental de los miedos reside en el hecho natural de morir. En lo que va de la historia humana, las respuestas de la fe, las explicaciones trascendentalistas no parecerían bastar para enfrentar el fin de la vida.
Porque la actitud de desconcierto, la resistencia a fenecer, el dolor de dejar de estar vivos, están coronados por el temor a eso desconocido que se perfila como posibilidad.

Visto como una señal de pasos cuidadosos, el miedo es una sensación aleccionadora. Nos enseña a huir del peligro, a prevenir situaciones de riesgo. ¿Acaso los ecuatorianos, heridos por la delincuencia tan repetidamente, no hemos creado costumbres nuevas sobre dónde caminar, a qué hora, cómo y dónde tomar un taxi? Me apeno cuando reparo en que el abordaje en la calle de una persona que requiere de cualquier indicación, es tomado con desconfianza. ¿Nos echará al rostro el polvo que nos robe la voluntad? ¿Nos tratará de envolver con la verborrea del estafador?

Los maestros que inducen la lectura de autores como Poe, Hoffmann, Lovecraft, saben que tienen en el cine de terror el gran rival en el gusto de los jóvenes. Estamos invadidos de películas que bombardean la psiquis del espectador con toda la gama de hechos terroríficos: desde los de la amenaza real –ladrones, asesinos, violadores–, hasta con los que han imaginado cómo serían los cadáveres resucitados, los fantasmas del más allá, las fuerzas del demonio. Y como las imágenes resultan más atractivas que las palabras por su poder de seducción y consumo pasivo, son incontables los asistentes a las proyecciones.

“¿Por qué pagar para que nos asusten?”, cuestionan los mayores, distanciados del placer del zarandeo emocional, de la hiperactivación de las sensaciones que permiten esas películas. Precisamente eso es lo que se busca para romper la rutina de la vida. El verdadero arte –sea literario o cinematográfico– persigue, en cambio, que la creación de una atmósfera, el lento tejido de una trama en los receptores vayan quedando prendidos. Con la inteligencia de los recursos, en la medida que los pensemos, vamos descubriendo que el principal elemento terrorífico reside en el alma humana.

Que cuando la circunstancia lo catapulta, cualquiera de nosotros es capaz de infligir daño y causar muerte. El mal reside, principalmente, en el hombre.

Fuente del Autor: https://cienciaficcionecuador.wordpress.com/2016/07/27/cuando-se-gusta-del-terror/

28 julio, 2016
por admin
0 Comentarios

Epístola XI

Todos hemos escuchado alguna vez un relato de amor, una vieja leyenda llena de ilusiones y de emociones; textos de poca comprensión con historias irreales, cuentos poco probables y llenos de pasión.

Leyendas difíciles de creer, difíciles de sentir e imposibles de vivir -si lo ven así- yo nunca las creí, incluso las aborrecí, esos relatos sin fin, cursis hasta morir ¡eso no se puede sentir! – al menos eso creí-

Tiene un par de meses que comprendí ¿Por qué se les llama así? -Leyenda de amor- aludiendo a la ficción, sin embargo creo que lo entendí, leyenda ¡sí! porque no se puede creer, están llenas de magia, la mas poderosa… la magia del amor.

Hoy puedo decir que empece a sentir y orgulloso presumo lo que comencé a escribir; un extraño relato sin fin, con un raro contexto con lo que pensé nunca sentir.

Hoy escribo así, feliz; una leyenda rara como las que describí, una leyenda esta vez sin mentir… una leyenda de amor aun sin concluir.

Fuente del Autor: https://escritoresjuveniles.com/2016/07/28/epistola-xi/

28 julio, 2016
por admin
0 Comentarios

Si aún no estás muerto…

Siempre hay una noche en la que se te corta el aire. Cuando miras alrededor y te das cuenta de que llevas una eternidad mirando sin ver y respirando sin notar… Cuando ves claro que has edulcorado las señales para soportar la derrota, para fabricar una realidad paralela donde las paredes no se te caen encima  y las puertas no están tan cerradas como parecen…

Siempre existe ese momento sombrío en el que todo se derrumba y piensas que no puedes, que no sabes, que se te acaban las ideas fantásticas para fingir tienes claro el camino a seguir…

Siempre hay una hora cruel, despiadada… Una hora oscura donde los pensamientos te arañan el alma y las palabras hacen jirones tus sueños… Cuando te susurras tragedias y te escondes todas la moralejas que has descubierto mientras caminabas.

Es ese momento de cansancio extremo. Cuando te duelen las esquinas que no conoces y las calles que no te atreviste a cruzar. Cuando te pesan las decisiones que no tomaste y la cobardía acumulada te presiona tanto las sienes que crees que tu cabeza va a estallar.

Siempre hay un instante negro cuando la punzada de culpa se te clava en el pecho y parece que te va cercenar. Un segundo en el que la vida que no has vivido te comprime el cuello y las palabras que no has dicho te arden en el estómago y empiezan a rabiar.

El sudor frío de los sueños no cumplidos te invade la nuca. La mano enorme del pánico a lo desconocido se te acurruca en la espalda… No eres lo que buscas porque no haces, porque no sientes como deseas sentir, porque no dejas atrás el camino asfaltado y no te sumerges en el sendero salvaje de lo que notas que sueñas, de lo que te atrae…

Siempre hay un lapso de tiempo, más largo, más corto, más lento… Ese  en el que todos los momentos de ridículo, todos los “qué dirán” que movían tus músculos y agarrotaban tus pies con ganas de baile empiezan a perder sentido…

Siempre hay un día en el que descubres que mientras te decidías te has hecho viejo y se te ha incrustado el traje gris de la resignación y la desgana…

Aunque nunca es tarde si aún lo sueñas, si aún imaginarlo posible te clava la conciencia a la cama.

Aún estás a tiempo si cuando lo hueles te transporta y te impregna de vida.

Si aún no estás muerto de rutina.

Si aún tu risa tiene alas…

Puedes, aunque no sepas cómo, aunque el miedo se te pegue como una manta…

Toma el camino sin margen y no pares hasta llegar a una playa imaginaria. Si no puedes pensar que puedes, no pienses… Si no puedes decir nada bonito, calla.

Si el cansancio te supera, te coses las ganas y sonríes.

Si no te encuentras la sonrisa, la finges hasta poder encontrarla.

Aún estás a tiempo… Usa el dolor que sientes para propulsar tus piernas y utiliza el asco almacenado de vivir una vida insulsa para acelerar el paso y dejar atrás tus penas imaginarias.

Siempre hay una noche para despertar a la vida y un día para vivir tu sueño postergado.

 

 


Autor: merce roura

Amo la imprudencia de mis palabras…


Fuente del Autor: https://mercerou.wordpress.com/2016/07/27/si-aun-no-estas-muerto/

28 julio, 2016
por admin
0 Comentarios

Qué es el éxito? Que significa ser exitoso?

Muchas personas asumen que una persona exitosa  es aquella que cuenta con mucho dinero,  que cuentan con carros, bienes, poder, fama, etc. Esta es la razón por la cual muchos de los cantantes, futbolistas, actores cuentan con un gran número de seguidores, que aclaman cualquier acción de sus personajes favoritos. Sin embargo, si buscas en el diccionario, la definición de éxito es ”

  1. aaaaaaa

Cuando hablamos de éxito, existen varias posturas frente al mismo, sin embargo, puede definirse como el encuentro de aquello que a cada uno le haga sentir bien. No podemos desconocer que cada persona tiene un concepto frente a este término.  No todos deseamos lo mismo, y tampoco a todos nos gusta hacer las mismas cosas.

Por eso, si te evalúas y te quieres ver como una persona exitosa, debes hacer un examen interior para definir si lo que estas haciendo, o lo que quieres realizar te hace sentir bien y lo más importante feliz,  por eso para lograrlo antes que todo debes adquirir un compromiso contigo mismo, para conocerte, para evaluar que quieres en la vida, si es lo que los demás te imponen o lo que tu quieres realizar, pero sobre todas las cosas responsabilidad con tu vida.
Claramente esto lleva un tiempo, un proceso de maduración y de crecimiento personal, un camino por recorrer, en el que se presentan todo tipo de obstáculos y dificultades. Atravesar los problemas, tropezar y luego levantarse con más templanza y nutrido de las herramientas que la experiencia nos brinda, es lo que nos permite poder realizar ese camino.
Fracasar no es caerse sino en todo caso no volver a levantarse, no volver a intentarlo. Es una decisión personal quedarse en la queja, en el malestar, en el obstáculo o problema que se haya presentado. Como así también es una decisión personal, ponerse de pie, más allá de las heridas y lo difícil que esto resulte, avanzar en el recorrido que uno elija realizar.

Podemos decir que somos creadores de nuestra propia vida y por lo tanto somos nosotros los que decimos que es éxito y qué no lo es para cada uno. Apropiarnos de esa posibilidad de elegir y de la libertad de decidir que nos hace sentir plenos, implica ya en sí mismo, ser exitoso.

 

 

 

 

Fuente del Autor: https://sepuedeserfelizweb.wordpress.com/2016/07/27/que-es-el-exito-que-significa-ser-exitoso/