Dalequedale.com

Revista Digital de Pensamiento Contemporáneo y Reflexión

29 mayo, 2015
por admin
0 Comentarios

Vive la Vida (Cristian Gramajo)

Cuantos amores no se han hundido como el Titanic,
Cuanto dolor se causa ahora con tan solo un clic,
Cuantas amigos te han dejado cuando los necesitabas,
Cuantas veces perdiste al ser que más amabas.

Caes en el cielo de los recuerdos que torturan como un infierno,
Tratas de intentar recuperar el sol en cada invierno,
Y todo será en vano, porque cuando algo tiene que terminar,
No hay fuerza humana, que el destino lo pueda controlar.

Y la fantasía termina, y cuando abres los ojos a la realidad,
Te das cuenta que el tiempo paso, ya sea para bien o para mal,
Todo se acaba juntamente con tu poca felicidad,
Y piensas que, a tu vida quizás ha llegado el final.

¿Como pedirle a la luna que alumbre de noche y de día?
¿Como pedirle al reloj que regrese el tiempo a aquella travesía?
¿Como poder recuperar lo que hace ratos se perdió?
¿Como hacer enverdecer aquella flor que el tiempo marchitó?

Y solo queda aceptar los hechos o las circunstancias,
Saber que detrás de un reloj no se puede regresar el tiempo,
Y con solo querer no puedes de algo obtener ganancias,
Así que… “Vive la vida o vivela solo como un pasatiempo”

dalequedale.com

Fuente del Autor: https://laesquinadelospoemas.wordpress.com/2015/05/21/vive-la-vida-cristian-gramajo/

29 mayo, 2015
por admin
0 Comentarios

Para denostar al Che – “Valgo más vivo que muerto” de Alberto Müller

Pacho O’Donnell

Página/12

Alberto Müller

“… El libro de Müller es un intento más de desacreditar a nuestro Che Guevara, a Fidel Castro y a la Revolución Cubana, seguramente condenado al fracaso como todos los anteriores y los que seguirán…”

 

Durante la Feria del Libro el cubano-norteamericano Alberto Müller presentó su libro sobre nuestro Che Guevara con el título Valgo más vivo que muerto. Frase que el entonces capitán boliviano Gary Prado le adjudica al Che cuando fue atrapado por el batallón a su mando. Es sin duda una frase que apunta a desvalorizar el valor y la dignidad que sostuvo nuestro compatriota hasta el momento de su asesinato en la escuela de La Higuera después de alentar a su verdugo, el sargento Terán, a cumplir con su cometido.

Como Müller nombra a mi biografía junto con las de Castañeda, Taibo y Anderson como fuentes para su conclusión de que el Che fue enviado a morir y traicionado por Fidel Castro, me siento en la obligación de responderle, ya que es imposible encontrar en mi texto algo que avale tal afirmación.

Müller es un cubano escapado de la revolución castrista a Miami que luego regresó a la isla como agente de la CIA para preparar la invasión de bahía de los Cochinos y para llevar a cabo acciones terroristas. Los veinte años de prisión a que fue condenado y cumplió nada tuvo que ver con la condición de manso opositor político que pregona.

Vayamos a la verdad del final de Guevara y de su relación con Fidel: éste, más que alentarlo, trató de disuadirlo de su experiencia boliviana por la falta de condiciones para su éxito. Pocas horas antes de la partida le informa que el Partido Comunista había avisado que no prestaría ninguna colaboración. Pero el Che consideraba que ya no tenía nada que hacer en Cuba pues había sido derrotado en la interna desatada con los funcionarios y miembros del partido obedientes a Moscú, con cuyas políticas Guevara disentía, pero a los que Fidel debía privilegiar pues de allí venía la única ayuda con que contaba para sostener esa revolución a pocos kilómetros de su poderoso enemigo, los Estados Unidos. Por lo que lo que le esperaba al Che era una cómoda jubilación como reconocido héroe de la Revolución. No era imaginable eso para él. De allí su intento congoleño, al que él llamó un fracaso, aunque Kabila llegó al poder años después, y luego el que terminaría con su muerte en el sudeste boliviano.

Hay una diferencia fundamental entre estos intentos y la campaña de Sierra Maestra. Esta no fue combatida por los Estados Unidos pues estaban convencidos de que Fidel era un nacionalista democrático que no cedería a la influencia comunista del Che y de Raúl. Por otra parte. eran tiempos en que Washington buscaba desembarazarse de los terribles dictadores que había coronado en Latinoamérica como Batista, Pérez Giménez, Somoza y otros.
.

Las campañas del Che, en cambio, tuvieron en su contra al poder norteamericano concentrado, Pentágono, CIA, Comando Sur y sus boinas verdes, además del colonizado, armado y entrenado ejército boliviano. ¿Qué ayuda podía brindar el presidente de Cuba a un amigo aislado en las selvas de un país lejano, cuya acción era criticada por las más altas esferas de su propio gobierno, leales a la política exterior de la Unión Soviética? Eran tiempos de la Guerra Fría y ni el bloque occidental ni el comunista aprobaban ese movimiento guerrillero que violaba los acuerdos entre las grandes potencias. Cualquier participación del gobierno de Fidel en Bolivia hubiese generado un conflicto internacional con graves consecuencias para una revolución acosada como la que comandaba.

En el diario del Che en Bolivia no hay una sola acotación relacionada con la ayuda que Fidel podría prestarle. Ninguna. El Che comprendía clarísimamente la imposibilidad de la misma y no la reclamaba ni esperaba. ¿Alguien puede dudar de que era un político de raza que no podía ignorar las circunstancias internacionales del momento?

Como un ejemplo claro de su incólume amistad con Fidel, es conmovedor el dato que me aporta Benigno, uno de los tres sobrevivientes cubanos del combate final en la quebrada del Churo: en los últimos momentos, cuando ya la suerte está echada, el Che les dice a su puñado de colaboradores que no se dejaran tomar vivos, él ya sabía la suerte que les tocaría en ese caso, y que el último pensamiento fuese para Fidel y la Revolución. A lo que Castro ha respondido con el inmenso e indesmayable homenaje que su gobierno siempre ha rendido a la memoria de nuestro compatriota.

Me atrevo a suponer que el libro de Müller es un intento más de desacreditar a nuestro Che Guevara, a Fidel Castro y a la Revolución Cubana, seguramente condenado al fracaso como todos los anteriores y los que seguirán.

Pacho O’Donnell:  Escritor, político e historiador argentino. Autor de Che, el argentino que quiso cambiar el mundo.

Tomado de: http://www.pagina12.com.ar/

dalequedale.com

Fuente del Autor: https://lahistoriadeldia.wordpress.com/2015/05/21/para-denostar-al-che-valgo-mas-vivo-que-muerto-de-alberto-muller/

29 mayo, 2015
por admin
0 Comentarios

Respira la primavera, celebra la vida

El próximo viernes 22 tendrá lugar la cuarta sesión del ciclo “Respira la primavera, celebra la vida” impartido por Adelina Alfaro en el ARCA de Babel, el espacio colaborativo de Santa Cruz. Adelina Alfaro es especialista en Rebirthing.

IMG-20150518-WA0000El sábado 23 tendrá lugar, a su vez, el Taller Vivencial “Autoestima y Aceptación Profunda, el Viaje del Amor”. 11143076_944683568916917_1377469500577992325_n

Fuente del Autor: https://arcadebabel.com/2015/05/18/respira-primavera/

29 mayo, 2015
por admin
0 Comentarios

Respira la primavera, celebra la vida

El próximo viernes 22 tendrá lugar la cuarta sesión del ciclo “Respira la primavera, celebra la vida” impartido por Adelina Alfaro en el ARCA de Babel, el espacio colaborativo de Santa Cruz. Adelina Alfaro es especialista en Rebirthing.

IMG-20150518-WA0000El sábado 23 tendrá lugar, a su vez, el Taller Vivencial “Autoestima y Aceptación Profunda, el Viaje del Amor”. 11143076_944683568916917_1377469500577992325_n

Fuente del Autor: https://arcadebabel.com/2015/05/18/respira-primavera/

29 mayo, 2015
por admin
0 Comentarios

NO SEAS TU PROPIO PLAN B

Cuando alguien no se acaba dedicando a aquello que ama no se llama realismo, falta de recursos o imposibilidad: se llama conformismo.

Casi siempre la misma historia: niño con hambre de mundo y ambiciones se convierte en joven con sueño; joven motivado orienta sus primeros estudios a su sueño; joven menos joven termina estudios y envía CVs a empresas que colmarían sus aspiraciones; empresas en crisis o con muchas peticiones para un mismo puesto dicen no; joven desmotivado busca trabajo en lo que sea hasta que lo encuentra; joven empieza a ganar dinero y a comprarse cosas; joven olvida sueño.
Evidentemente, nadie va a decirte que se vendió por dinero o que le venció el miedo, pero al que se entrega a su pasión se le nota en seguida.

Es necesario recuperar la pasión y llevarla a todos los ámbitos de nuestra vida. Tu vida no empieza cuando terminas el trabajo, tu vida empezó al nacer. Si lo que más amas es cantar, canta; si lo que amas es hacer surf, monta una escuela de surf, y si lo que amas es escribir, crea tu propio (El) universo de lo sencillo.
No basta con estar contento en el trabajo, hay que estar enamorado de él de la misma forma que lo harías de una persona. A tu pareja no le dirías “estoy contento contigo”, a tu pareja le dices “me vuelves loco, quiero ‘tú’ a todas horas”. Con tu trabajo debe ser igual. No seas menos de lo que quieres.

“No basta con estar contento en el trabajo, hay que estar enamorado”.

Si aceptas el reto, hay tres grandes obstáculos a los que debes hacer frente. Son los asesinos de sueños: el dinero, la impaciencia y la opinión de los demás.

Proteja su dinero del sistema financiero

El dinero

Se llama ganarse la vida a ganar dinero, pero por ganar dinero, muchos se pierden la vida.
El dinero es el gran hipnotizador de nuestro tiempo. Uno de los mayores efectos que produce es hacer creer que aunque no sea nuestro trabajo más deseado, si pagan bien, vale la pena porque mejora la calidad de vida. Pero la calidad de vida no es una TV de plasma más grande o un aperitivo al sol una vez a la semana; la calidad de vida es vivir enamorado cada minuto de lo que haces, es no querer acostarse y despertarse antes que el despertador. La gente apasionada duerme poco.
Otra creencia equivocada es pensar que dedicarse a una pasión no da dinero. Todo lo contrario: la pasión conduce a la maestría, la maestría genera valor y el valor da dinero. Aunque para ello hay que tener algo de paciencia.

Impaciencia

En la cultura de la inmediatez, los primeros afectados son el esfuerzo y la perseverancia. Queremos muchas cosas y las queremos ya. La capacidad para posponer recompensas y gratificaciones está en peligro de extinción, y los prismáticos han sido sustituidos por unas gafas de cerca que todo lo aumentan y ocultan cuanto hay más allá.
Es en la perseverancia donde se descubren los amantes, donde se diferencian sueños y caprichos. Perseverar es hacer lo necesario el tiempo necesario.
Es posible que tu pasión tarde en darte dinero, y que hasta que eso llega tengas que buscar un trabajo ‘nutricional’ o de mantenimiento. ¿Cuál es el problema? Valga el ejemplo –y con todo respeto–, si trabajas ocho horas en una pizzería y al terminar te pones a pintar, no eres pizzero, eres pintor. Eres lo que amas, no lo que da dinero. Llegará el día que puedas vivir de tus cuadros. Al final, lo que diferencia a la gente que triunfa de la que no, es lo que hacen al salir de la pizzería.

La opinión de los demás

Nada nuevo bajo el sol. A la gente le gusta opinar, juzgar y proyectar su vida y experiencias en ti. Creen que sus límites son los tuyos, que el camino que ellos tomaron fue el mejor y que lo demás es desviarse. Llamarán locura y fantasía lo que para ti es pasión, pero la fantasía es solo la imaginación sin acción, y muere al pelear.
A menudo te harán sentir que vales menos y que no eres lo suficientemente bueno, lo cuál es lógico (tener un sueño no es ser idiota), al principio, ¿quién lo es? Pero no es quien eres, es quien vas a ser. Dice más de una persona dónde va que dónde está o de dónde viene.

Proteja su dinero del sistema financiero

Apostar por tu sueño implica grandes momentos de soledad en los que gente que debiera estar a tu lado empujando no lo está. Y es muy doloroso: ¿cómo les explicas que el éxito de una persona no es una cuenta de resultados que se mida en cuanto ganas, qué tienes o cuánta gente te conoce? ¿Cómo les explicas que lo que haces te gusta tanto que no quieres ponerlo en un segundo plano de nada? ¿Cómo les explicas que aunque no te apoyen no vas a cambiar de rumbo, y que si siguen así lo que van a conseguir es perderte? En el fondo son preocupaciones comprensibles: cómo vas a mantenerte, cómo vas a comer de eso… pero es precisamente en este momento donde hay que apretar con más fuerza, confiar en el poco a poco y dar más valor que tú crees que a lo que otros puedan creer. Es en esta bifurcación donde elegimos si tomamos el camino del verdadero éxito o el de regalar un buen trozo de nuestra vida.

“No vivas esperando que vean lo grande que eres, vive intentando ser grande, que ya lo verán”.

El trabajo es una de las partes más importantes de nuestra vida. La cuestión es si te elige él a ti o tú a él, si manda en ti el miedo y la seguridad o tu ambición, si tus decisiones las tomas desde el miedo o desde el amor.
Confía en esa voz interior que te dice que es posible y trabaja poco a poco; no vivas esperando que vean lo grande que eres, vive intentando ser grande, que ya lo verán; ten la humildad de saber que tal vez no puedas llenar una plaza y cantar delante de diez mil personas, pero seguro que puedes cantar mil veces delante de diez. No se trata de ser una estrella, sino de sacar tanta luz como tengas; y, sobre todo, ama todo cuanto hagas, desde el primer minuto hasta el último, pues ningún segundo merece el deslucimiento que otorga el conformismo.

Haz lo que amas. No seas tu plan B.    Articulo original. Aquí.

La oportunidad para cambiar tu vida, te espera. ¿ya sabes que es KARATBARS?:

Alcance su libertad financieraEmail: caminoprospero@hotmail.com
Skype: live:caminoprospero
Afiliate: Aquí
Presentación: Aquí

 

Fuente del Autor: https://caminoprospero.wordpress.com/2015/05/18/no-seas-tu-propio-plan-b/

29 mayo, 2015
por admin
0 Comentarios

NO SEAS TU PROPIO PLAN B

Cuando alguien no se acaba dedicando a aquello que ama no se llama realismo, falta de recursos o imposibilidad: se llama conformismo.

Casi siempre la misma historia: niño con hambre de mundo y ambiciones se convierte en joven con sueño; joven motivado orienta sus primeros estudios a su sueño; joven menos joven termina estudios y envía CVs a empresas que colmarían sus aspiraciones; empresas en crisis o con muchas peticiones para un mismo puesto dicen no; joven desmotivado busca trabajo en lo que sea hasta que lo encuentra; joven empieza a ganar dinero y a comprarse cosas; joven olvida sueño.
Evidentemente, nadie va a decirte que se vendió por dinero o que le venció el miedo, pero al que se entrega a su pasión se le nota en seguida.

Es necesario recuperar la pasión y llevarla a todos los ámbitos de nuestra vida. Tu vida no empieza cuando terminas el trabajo, tu vida empezó al nacer. Si lo que más amas es cantar, canta; si lo que amas es hacer surf, monta una escuela de surf, y si lo que amas es escribir, crea tu propio (El) universo de lo sencillo.
No basta con estar contento en el trabajo, hay que estar enamorado de él de la misma forma que lo harías de una persona. A tu pareja no le dirías “estoy contento contigo”, a tu pareja le dices “me vuelves loco, quiero ‘tú’ a todas horas”. Con tu trabajo debe ser igual. No seas menos de lo que quieres.

“No basta con estar contento en el trabajo, hay que estar enamorado”.

Si aceptas el reto, hay tres grandes obstáculos a los que debes hacer frente. Son los asesinos de sueños: el dinero, la impaciencia y la opinión de los demás.

Proteja su dinero del sistema financiero

El dinero

Se llama ganarse la vida a ganar dinero, pero por ganar dinero, muchos se pierden la vida.
El dinero es el gran hipnotizador de nuestro tiempo. Uno de los mayores efectos que produce es hacer creer que aunque no sea nuestro trabajo más deseado, si pagan bien, vale la pena porque mejora la calidad de vida. Pero la calidad de vida no es una TV de plasma más grande o un aperitivo al sol una vez a la semana; la calidad de vida es vivir enamorado cada minuto de lo que haces, es no querer acostarse y despertarse antes que el despertador. La gente apasionada duerme poco.
Otra creencia equivocada es pensar que dedicarse a una pasión no da dinero. Todo lo contrario: la pasión conduce a la maestría, la maestría genera valor y el valor da dinero. Aunque para ello hay que tener algo de paciencia.

Impaciencia

En la cultura de la inmediatez, los primeros afectados son el esfuerzo y la perseverancia. Queremos muchas cosas y las queremos ya. La capacidad para posponer recompensas y gratificaciones está en peligro de extinción, y los prismáticos han sido sustituidos por unas gafas de cerca que todo lo aumentan y ocultan cuanto hay más allá.
Es en la perseverancia donde se descubren los amantes, donde se diferencian sueños y caprichos. Perseverar es hacer lo necesario el tiempo necesario.
Es posible que tu pasión tarde en darte dinero, y que hasta que eso llega tengas que buscar un trabajo ‘nutricional’ o de mantenimiento. ¿Cuál es el problema? Valga el ejemplo –y con todo respeto–, si trabajas ocho horas en una pizzería y al terminar te pones a pintar, no eres pizzero, eres pintor. Eres lo que amas, no lo que da dinero. Llegará el día que puedas vivir de tus cuadros. Al final, lo que diferencia a la gente que triunfa de la que no, es lo que hacen al salir de la pizzería.

La opinión de los demás

Nada nuevo bajo el sol. A la gente le gusta opinar, juzgar y proyectar su vida y experiencias en ti. Creen que sus límites son los tuyos, que el camino que ellos tomaron fue el mejor y que lo demás es desviarse. Llamarán locura y fantasía lo que para ti es pasión, pero la fantasía es solo la imaginación sin acción, y muere al pelear.
A menudo te harán sentir que vales menos y que no eres lo suficientemente bueno, lo cuál es lógico (tener un sueño no es ser idiota), al principio, ¿quién lo es? Pero no es quien eres, es quien vas a ser. Dice más de una persona dónde va que dónde está o de dónde viene.

Proteja su dinero del sistema financiero

Apostar por tu sueño implica grandes momentos de soledad en los que gente que debiera estar a tu lado empujando no lo está. Y es muy doloroso: ¿cómo les explicas que el éxito de una persona no es una cuenta de resultados que se mida en cuanto ganas, qué tienes o cuánta gente te conoce? ¿Cómo les explicas que lo que haces te gusta tanto que no quieres ponerlo en un segundo plano de nada? ¿Cómo les explicas que aunque no te apoyen no vas a cambiar de rumbo, y que si siguen así lo que van a conseguir es perderte? En el fondo son preocupaciones comprensibles: cómo vas a mantenerte, cómo vas a comer de eso… pero es precisamente en este momento donde hay que apretar con más fuerza, confiar en el poco a poco y dar más valor que tú crees que a lo que otros puedan creer. Es en esta bifurcación donde elegimos si tomamos el camino del verdadero éxito o el de regalar un buen trozo de nuestra vida.

“No vivas esperando que vean lo grande que eres, vive intentando ser grande, que ya lo verán”.

El trabajo es una de las partes más importantes de nuestra vida. La cuestión es si te elige él a ti o tú a él, si manda en ti el miedo y la seguridad o tu ambición, si tus decisiones las tomas desde el miedo o desde el amor.
Confía en esa voz interior que te dice que es posible y trabaja poco a poco; no vivas esperando que vean lo grande que eres, vive intentando ser grande, que ya lo verán; ten la humildad de saber que tal vez no puedas llenar una plaza y cantar delante de diez mil personas, pero seguro que puedes cantar mil veces delante de diez. No se trata de ser una estrella, sino de sacar tanta luz como tengas; y, sobre todo, ama todo cuanto hagas, desde el primer minuto hasta el último, pues ningún segundo merece el deslucimiento que otorga el conformismo.

Haz lo que amas. No seas tu plan B.    Articulo original. Aquí.

La oportunidad para cambiar tu vida, te espera. ¿ya sabes que es KARATBARS?:

Alcance su libertad financieraEmail: caminoprospero@hotmail.com
Skype: live:caminoprospero
Afiliate: Aquí
Presentación: Aquí

 

Fuente del Autor: https://caminoprospero.wordpress.com/2015/05/18/no-seas-tu-propio-plan-b/

28 mayo, 2015
por admin
0 Comentarios

Mentir para vivir

Mentir para vivir

Durante el largo de nuestra vida nos topamos con innumerables mentiras, declaraciones que no coinciden con la verdad de aquello a lo que en principio se refiere. Y es que el acto de mentir está muy presente en el día a día de todas las culturas de nuestro extenso planeta, a pesar de estar en contra de los cánones morales de la sociedad y ser considerado pecado entre muchas religiones. Ha sido objeto de estudio de innumerables éticos y filósofos, quienes han mantenido una eterna lucha dualista entre la permisión (a veces) de la mentira y, por contra, la negación completa de la misma. Pero,¿es realmente necesario el acto de mentir en nuestra sociedad? ¿Debemos mentir para ser aceptados por los demás? ¿Debemos mentir para vivir?.

En función de las circunstancias, filósofos como Platón han defendido que mentir para proteger a personas de un opresor inmoral suele ser permisible. Hablaríamos de las mentiras piadosas, afirmaciones falsas proferidas con intención benevolente, muy citadas por el filósofo griego, quien defiende dichas mentiras con objetivo de orden social. Y es que se a defendido que la desaparición completa de las mentiras del ámbito de la política, de la justicia, de la diplomacia, del periodismo y de otros muchos ámbitos de la vida social es algo virtualmente imposible, tal y como no pueden ser excluidas de las guerras que éstas mismas actividades, supuestamente, deberían prevenir.

La pregunta acerca de si es conveniente engañar al pueblo fascinó a los pensadores políticos occidentales durante siglos. Blaise Pascal negó la existencia de derechos naturales, del  contrato social y un derecho divino de los reyes, afirmando, en cambio, que luego del triunfo por la fuerza de un partido sobre otros para acceder al poder, es necesario hacer creer al pueblo que las leyes fueron instituidas en su beneficio. La mentira es necesaria porque es imposible gobernar siempre a partir de la fuerza y para que las leyes sean obedecidas. Farabi y Maimónides, inspirados en Platón, predicaron la moderación política del filósofo, frente a la imprudencia de un Sócrates (con su afán de verdad y sus preguntas impertinentes).

El filósofo Leo Strauss acentuó la necesidad de mentir para ocultar una posición estratégica, o para ayudar a la diplomacia. Así lo hicieron también los representantes de la filosofía política, desde Maquivelo hasta la “mentira noble” de Platón.

 

Por otra parte, existen mentiras con el único afán de ocio o integración social. Hablariamos de la mentira graciosa, más comúnmente como bromear,  o la mentira piadosa, citada anteriormente, que también puede ser usada para aludir problemas entre personas en el caso de que la verdad sea problemática.  Y es que muchos pensadores afirman que la realidad no es aceptada para la mayoría de nosotros por el hecho de tener la mente cerrada a críticas o sugerencias. Explican como no estamos preparados comprender la verdad sin que esta nos afecte negativamente, y por eso nos aferramos al confort de las mentiras, usándolas como herramienta, arma y escudo.

Sería impensable que una persona obesa aceptara positivamente las palabras de otro individuo que alude su condición física, por eso el segundo debería evitar expresar la verdad o mentir. Y es que la sociedad nos ha adentrado en un espiral dónde los cánones y complejos se encuentran tan presentes que la única solución para ser aceptados socialmente es expresar constantemente mentiras que nos alejen de problemáticas ocasionadas por estos.

Es inimaginable una sociedad sin mentiras dónde todas las personas fueran cien por cien sinceras en su día a día. Como afirman muchísimos filósofos, cundiría el caos, seria una perpetua problemática consecuente de la no aceptación de la verdad. Pero, ¿realmente no hemos avanzado suficiente para poder aceptar la realidad? ¿O por contra, no tenemos el pensamiento suficiente desarrollado para aceptar las cosas tal como son?  ¿Podríamos vivir sin mentiras o debemos mentir para vivir?

Fuente del Autor: https://mentestintadas.wordpress.com/2015/05/20/mentir-para-vivir/

28 mayo, 2015
por admin
0 Comentarios

La llamada equivocada

Estabas cansado, lo noté en el tono de tu voz. Habían sido muchas horas de trabajo y estabas algo descorazonado. La llamada no me la esperaba y en el primer minuto supe que la destinataria no era yo. Te habías equivocado, pero me alegraba. Por cortesía seguiste en línea y en tu sinceridad me dijiste que no era conmigo con quien deseabas desahogarte como “amiga”. Yo no era otra cosa así pues eso me sacó de mi error y también de mi sorpresa.
Los buenos ratos duran casi siempre muy poco. Fueron unos 15 minutos pero me parecieron horas. Eso es lo que yo hubiese querido. Tal vez algún día fuese eso posible. Nunca hay que descartar nada. Yo sigo esperando.
No me pedías mi opinión, pero ya que me vi sorprendida te la di esperando de ti algún comentario, pero no surgió. Yo se la daba a un buen amigo al que siempre deseo lo mejor y empatizando contigo te sugerí lo que yo haría en tu lugar. Espero que me digas qué hiciste.
Yo sé lo que yo haría si se dieran otras circunstancias distintas y no laborales precisamente, pero sé que tú no lo deseas y lo respeto aunque hay un dicho por ahí que nos anima a luchar por aquello que queremos. Una lucha que para mi se presenta difícil e inalcanzable…pero la vida y las vueltas están ahí. Eso que se dice y que unas veces se cumple y otras no.
Mientras estoy replegada en mis cuarteles de…primavera espero ese milagro que nos pueda hacer coincidir algún día.
Siempre en mi pensamiento.
Un beso

Fuente del Autor: https://elcorazondelmar.wordpress.com/2015/05/20/la-llamada-equivocada/