Dalequedale.com

Revista Digital de Pensamiento Contemporáneo y Reflexión

5 diciembre, 2016
por admin
0 Comentarios

Bruised

No me gusta decir adiós, ya lo sabes. No creo en las despedidas, en no volver a verte si quiero volverte a ver, aunque te vayas, aunque me vaya. La vida tiene sus trucos, y si algo vale no acaba. No hay pausas. No hay vacíos.

No me gusta decir adiós, prefiero irme en silencio y ya nos veremos, porque nos veremos. Siempre nos vemos.
El caso es que estoy a punto de irme y estás aquí, no dejándome no despedirme.
A lo mejor no me gusta decir adiós porque soy un blando, porque sé que voy a llorar y no quiero, no sé; a lo mejor no quiero que me veas llorar. A lo mejor ni siquiera quiero irme. A lo mejor no, ¡claro que no! Esto es lo que me pasa con las despedidas, que me entra el pánico, que no sé lo que digo y parece que precisamente es el momento en el que lo que dices es más importante, y me niego. Me niego a que tres minutos valgan más que una vida, o que una semana, ¿qué más da? Hay vidas que duran menos.
El caso es que estoy a punto de irme y estás aquí.

No me gusta decir adiós y estamos ya en el tiempo de descuento. ¿Te he dicho ya que la vida tiene sus trucos? Da igual que me vaya ahora, volveré, aunque no vuelva a desplazarme físicamente hasta aquí. Hay muchas formas de volver y las conozco todas.
Y no me da miedo usarlas.
Y no te vas a librar de mí tan fácilmente.
Y es el momento…

Me abrazas. Te abrazo. Nos abrazamos, y si no fuera porque desconfío por completo de mi sentido del gusto juraría que este maldito abrazo sabe a adiós, esa palabra que no digo pero parece alcanzarme siempre igualmente. No aprieto más porque me da miedo romperte, pero cuándo has tenido tú miedo, ¿verdad? No recuerdo la última vez que me abrazaron con tanta fuerza.
Me hago el valiente y sonrío mientras por dentro me vengo abajo. De algún modo tu abrazo lo mantiene todo en su sitio, pero no creo que vaya a aguantar mucho tiempo una vez me sueltes. Y me sueltas porque es el momento.

Me pasa con las despedidas lo mismo que con las presentaciones, que no escucho, ni siquiera lo que yo digo. No sé lo que viene justo después del abrazo; solo sé que rompo a llorar nada más dejar de verte.

 

 

Jack’s Mannequin – Bruised

I swear I didn’t mean for it to feel like this, like every inch of me is bruised.

Fuente del Autor: https://zhalwa.com/2016/12/04/bruised/

5 diciembre, 2016
por admin
0 Comentarios

El miedo me teme a mí

Estaba como un flan. Después de tres meses sin ver a mi chico, por fin había llegado el momento de reencontrarnos!!! Tras 13 horas de vuelo interminables, sin dormir un solo minuto, escuché el sonidito de desabrocharse el cinturón y practicamente salté de mi asiento.

Después de esperar toda la cola para salir del avión, esperar otra cola para pasar el control de policía, abrirme hueco entre 300 personas agolpadas en las cintas de maletas para coger la mía, ir al baño a dejar una manzana que no me había comido en el viaje, ya que Matías me había dicho que ponían multas de hasta 100$ si te pillaba la aduana agrícola de la puerta!! Y oye, soy defensora de la comida sana y tal, pero prefería guardar ese dinero para la pelu… xD; Ya por último, aguardé la cola para pasar la aduana y por fin se abrieron las puertas para salir.

Eché un vistazo rápido a los lados. Me latía el corazón que me iba a estallar! Estaba dopada de emoción, de amor y, por qué no decirlo, de un miedo irracional de si no habría venido a buscarme… Pero de repente, sobresaliendo entre otras 50 cabezas chilenas (nota del autor: la media de altura en Chile no es la de Suecia, vamos!) allí estaba. Con una rosa en la mano y una sonrisa de oreja a oreja. Él es el jugador de rugby y, sin embargo, la que iba placando a los pobres chilenos que esperaban a sus familias era yo. Llevaba la maleta casi tan desbocada como mi cerebro. Di un salto y me “Koalé” a su cuerpo como si fuera el último eucalipto de la tierra. Fue un momento único.

Al salir del aeropuerto, me recibió un cálido abrazo de los últimos coletazos del verano chileno. Me metí en el coche y sentí cómo rondaban dos pensamientos por mi “ajetlagada” cabeza: el primero, que estaba profunda, alocada e irremediablemente enamorada de mi chico y el segundo, me iba a pegar una siesta de esas que hacen historia! (Y dejan marcadas las almohadas de por vida…).

Sin embargo, Matías tenía otros planes:

-Tengo que ir a ver a un cliente… Me acompañas o prefieres que te lleve a casa y me esperas allí?

Sabía de sobra qué le iba a contestar, así que fue más bien una pregunta retórica. Me extrañó un poco que tuviera que trabajar un sábado, pero tampoco le di demasiadas vueltas.

El viaje en coche duró una media hora. Le veía intranquilo, nervioso. Recuerdo que pensé: “madre mía! Como se toma de en serio este chico su trabajo!”. Estaba como loco por llegar puntual. Y de repente, cuando estábamos en medio de la nada, hectáreas de terreno al aire libre, con sólo una oficina y una especie de bunker enorme, me dijo:

-Aquí es.

Aparcó y nos bajamos.

Un chico salió a su encuentro. Se saludaron cortesmente, me presentó y se pusieron a hablar de negocios. Yo estaba aún medio aplatanada. Mi cuerpo estaba allí, pero mi cabeza estaba en stand by. Así que, cuando salieron de detrás de un seto donde estaban escondidos mis cuñados al grito de: “SORPRESA!!! NOS TIRAMOS EN PARACAÍDAS”, no fui capaz de procesarlo.

“Que qué?? Que nos vamos a tirar de dónde?? Y un carajo!!!!!”. Por fin!!! Mi cabeza volvía a responder a estímulos. Sólo veía sonrisas y nervios a mi alrededor y a Matías, diciéndome “feliz cumpleaños”. Feliz cumpleaños?? Y quieres matarme??? Pues vaya muestra de amor la tuya, carajo!!

Pero como ya tenía cierto entrenamiento en este tipo de situaciones gracias a tanto libro de coaching que me había leído, empecé a hacerme las preguntas mágicas para vencer el miedo.

– A ver, Ale, ¿Qué es lo peor que te puede pasar? Que la palme…

Mierda, mierda, mierda…. Esto no funciona aquí!!! Pues sí que estamos buenos…

Vi a mi alrededor y sólo había chicos vestidos con monos ajustados y envolviendo cuidadosamente cada paracaídas en su mochila para volver a tirarse de nuevo. Eran los que más veces se habían tirado y los que menos cara de miedo tenían. Eso me dio tranquilidad. Lo siguiente que me tranquilizó fue saber que el chico con el que me iba a tirar, que era el dueño de aquel lugar, se había tirado (atentos al dato…) 9000 VECES. 9000 veces!!! Pues ya sería mala ostia que justo no se le abriese el paracaídas en la 9001, no??

Y por último, lo que me convenció 100% era que siempre había querido tirarme. Siempre me han dado un cague tremendo las montañas rusas y la sensación de vacío, pero admiraba la valentía de ser capaz de enfrentarse a los miedos, incluso al miedo a la muerte! Pensaba que, una vez que me tirara, sería libre para siempre. Porque, si ya no temes perder la vida, a qué le vas a temer entonces??

Nos subimos a la avioneta. Sólo contaba con dos bancos longitudinales y paralelos el uno al otro y nos subimos ocho personas, los tres paracaidistas experimentados, un par de  camarógrafos (los que te sacan las fotos durante la experiencia) y los tres valientes que nos íbamos a bautizar en el aire.

Yo no paré de hacer chistes durante el viaje. La verdad es que, una vez que me subí al avión, pasó algo fascinante. Tal vez por el espacio reducido del avión, tal vez por el sueño que tenía, o puede que por la inconsciencia que rige mi vida, el miedo se quedó en tierra. Os parecerá increíble, pero os prometo que no sentí NADA de miedo. Cero.

Y mientras iba pensando en esto, sonó un ruido atronador y empezó a movérseme el pelo a lo loco. Había llegado el momento. La puerta del avión, abierta. Invitando al primer valiente a hacer de tripas corazón y estrenar la proeza. Nunca olvidaré la forma en que el paracaidista desapareció de mi vista. Salió por la puerta de un salto, escuché algo que me pareció una ráfaga de viento algo más brusca y, simplemente, se desvaneció. Como por arte de magia. Nada por aquí, nada por allá. Bueno, miento. Sí que había algo. Era la cara de Matías, consternado, porque lo había visto en la butaca del palco principal (iba a ser el primero en tirarse). Pude hasta oír sus tripas encogiéndose, abrazándose al corazón y gritándole: “Pero qué coñoooooo!!!!!”.

Matías y su instructor se acercaron a la puerta. Escuché el famoso: una, dos y… El tres ya no lo escuché. Se lo debió de llevar el viento, como a mi chico que, como pasó con el anterior, desapareció en una milésima de segundo.

-Es nuestro turno!-Me dijo una voz detrás de mí.

Así que me levanté y me dirigí hacia la puerta, con pasitos de pingüino. Era lo suficientemente alta como para que no pudiera estar de pie pero, creo fielmente que, aunque pudiera, mis rodillas no lo habrían permitido. Eché un vistazo. Estábamos a 2000 metros de altura. Joooodeeeeeer….. Esto era real. Me iba a tirar al vacío!!! Y antes de que pudiera pensar en nada más, escuché la temible cuenta atrás: una, dooooos y……

Fuuuum! Sentí como mi cuerpo se quedaba ingrávido, sin peso. El viento golpeaba mi cara y apenas podía abrir los ojos. Cuando por fin lo conseguí, me vi sobrevolando los Andes, el Océano Pacífico al fondo y me olvidé de todo. Estaba volando!!! Abrí los brazos y me sentí libre, capaz de todo. Casi podía sentir como mi corazón golpeaba mis costillas saltando de emoción.

Fueron dos minutos que pasaron como un pestañeo, pero cambiaron mi vida. Lo había conseguido. Había superado tanto a mi miedo que sabía que, a partir ahora, sería él el que me temería a mí porque se había dado cuenta de que, cuanto más esfuerzos hiciera él por frenarme, más ganas le pondría yo para vencerle. Y desde entonces sigue ahí, a mi lado, pero con la boca pequeña. Tenemos una buena relación donde ya no me obliga a hacer nada, sino que me sugiere alguna opción que otra y la que decide soy yo. Y soy libre para hacer. Y soy libre para ser. Y por fin, SOY.

img_3956

“Pensar no hará que superes el miedo; La acción lo hará”

W. Clement Stone

Fuente del Autor: https://estachicanotienecabeza.wordpress.com/2016/12/04/el-miedo-me-teme-a-mi/

5 diciembre, 2016
por admin
0 Comentarios

¿Tomamos bien las decisiones estratégicas, bajo momentos de incertidumbre?

“Esta era de la ansiedad es, en gran parte, el resultado de querer hacer las tareas de hoy con las herramientas de ayer”. Marshall McLuhan

Partiendo de la fuente para este post o artículo, que os recomendaría si podéis acceder a ella: Es la de los autores Wiltbank, R., Dew, N., Read, S. y Sarasvathy, S. D. (2006) What to do next? The case for non-predictive strategy,” Strategic Management Journal n°27: pp981-998.

Cuando hablamos hace un mes sobre Nuestra innovación:5 Alineaciones críticas para evaluar con las 5 fuerzas de Porter, hablamos la importancia de la mejora y procesos de la rotación de inventario para conocer el retorno de la inversión, vemos que sin creatividad no hay innovación, la INNOVACIÓN es como el proceso de la creación y gestión de las ideas, conociendo más allá con los Sistemas Thinking.

Nuestros fracasos de innovación ocurren en otras etapas de los procesos a la hora de tomar nuestras decisiones. ¿Cuáles son las características que necesitamos en nuestro sistema de gestión de nuestras ideas? ¿Por qué todo lo ponemos en duda a la hora de gestionar, nuestras ideas dentro de la estrategia de la innovación?

El objetivo de la estrategia es decidir qué hacemos en una situación dada, para que logremos un objetivo determinado. Básicamente, las decisiones estratégicas las reducimos en una sola pregunta “¿qué vamos hacer a continuación?” o “¿qué queremos hacer en un futuro a largo plazo?”. En mercados, en ambientes caracterizados por la incertidumbre (definida como falta objetiva de la información que podamos tener en un momento dado), no es simple una cuestión, podemos encontrar varios enfoques que nos sean posibles para abordarla. Dos dimensiones las podríamos caracterizar en estos dos posibles enfoques: la predicción y el control.

El Control: nos preguntamos cómo podemos controlar la evolución de nuestro entorno. Si tenemos la supuesta suposición sobre la estrategia clásica, en la que nos encontramos en la organización dada que podemos observar que tiene poca influencia en su entorno, que en su mayor parte se mueve. Todo lo que la organización puede hacer es encontrar un lugar, donde encontremos este entorno (la planificación / el posicionamiento) o adaptarnos cuando cambiamos (adaptación). De ahí la importancia de la noción del “ajuste” que el campo insiste en (el ejemplo de Michael Porter en 1996). En el lado opuesto del espectro, el campo de la innovación, el emprendimiento hacía un nuevo entorno, podemos observar que una organización, puede cambiar su entorno de manera profunda, a veces desde una visión definida con anterioridad, o a través de la lógica de la transformación progresiva del entorno o clima en el futuro. Hay muchos ejemplos de organizaciones y empresarios que comienzan con las probabilidades aparentemente apiladas contra ellos, completamente transformando sus ambientes de trabajo: Michael Dell, Richard Branson, por nombrar sólo algunos, así como las empresas IBM, Lenovo etc.

La predicción: preguntémonos hasta qué punto nuestro enfoque se basa en una previsión del entorno para futuro a largo plazo. La fuerte predicción corresponde a un enfoque de planificación, creamos una predicción detallada del futuro antes de iniciar la acción que queremos hacer, ya sea para innovar, crear o cambiar, o un tipo de visión: imaginemos el futuro y nos esforzamos por hacer realidad esta visión. La predicción baja corresponde a un enfoque más adaptativo: no tratamos de predecir el entorno futurista, sino que nos movemos y nos adaptamos a los cambios a lo largo del camino.

 

  1. Si tenemos una Fuerte Predicción y un Control Fuerte (arriba a la derecha): en esta configuración, puede que seamos unos visionarios, tengamos una visión fuerte del entorno de nuestro futuro, por lo que estamos comprometidos a hacer que esta visión, sea una realidad a través de nuestras acciones, porque podemos, o creemos que somos capaces de cambiar el ambiente de trabajo. Esta configuración si la asumimos con las prácticas estratégicas que tomamos, será para nosotros como un punto de partida para poder obtener nuestra visión y una misión para ir a generar el cambio.

2. Si tenemos una Baja Predicción y un Control Bajo (abajo a la izquierda): Como en la configuración anterior, seremos los “tomadores” del entorno, sobre el cual no desarrollamos una visión o una predicción para poder anticiparnos. Pero tampoco podemos influir en ella. Es parte de la estrategia clásica, pero actualizada para dirigir o liderar dentro del caso de las industrias afectadas por la turbulencia que está siendo “machacada” en los diferentes mercados, como el sector de alta tecnología. El paradigma es el de ajuste o prueba y el error. La clave del éxito en esta configuración sino está en la flexibilidad, es decir, la capacidad de adaptarnos a una nueva situación, de forma rápida y a bajo coste. Si bien este enfoque es popularmente (especial en el mundo aparentemente impredecible de hoy en día), nuestra limitación estará en que la adaptación por definición es de forma reactiva, es decir, si tomamos el riesgo de llegar siempre tarde, el dejar esto es para mañana, conocidos como el “Tomorrow Country”    (El país del mañana – Mañana lo haremos, mañana lo recibirá, mañana etc.)(Tomorrow Is Another Country) Escrito por Alliste Sparks,Allister Spakrs.

Esto se debe a que la mayoría de los indicadores fiables están poco actualizados, están rezagados, si no diseñamos a medida nuestros propios Kpi´s , porque tomamos demasiado tiempo para reaccionar, por muy ágiles que podamos ser. Además, ser puramente reactivos significará que asumiremos el riesgo de no tener los bienes adecuados (tanto en el conocimiento, la experiencia, materiales) en el momento adecuado. Como tal, la adaptación nos será importante, pero no será el único enfoque de la organización a largo plazo que podamos tener, dado que nos tocará transformarnos.

  1. Si nos encontramos con que tenemos una Fuerte Predicción y un Bajo Control (arriba a la izquierda): En esta configuración, desarrollaremos una visión fuerte del mercado para un futuro, pero básicamente no somos capaces de influir de manera significativa. El paradigma es el que corresponde a la estrategia clásica, de la planificación, basada principalmente en el descubrimiento de una posible posición aceptable (realizando un ajuste) para la organización dentro de un entorno sobre el que tenemos poca influencia. Por este motivo, la calidad de nuestra planificación, nuestra predicción es esencial, y la mayor parte del trabajo estratégico que le dedicamos (esta fase la llamamos el análisis estratégico). Si tenemos nuestra planificación o predicción correcta, lo lograremos. Si nos equivocamos, entonces estaremos en problemas; Por lo que esta estrategia también puede sernos frágil, especialmente en entornos de incertidumbre y turbulentos. Tengamos en cuenta que para el éxito de conseguir nuestros objetivos, tales estrategias nos dependerán de una capacidad única para hagamos, en la medida de lo posible, una predicción exacta, o simplemente, si somos sólo seguidores de una tendencia más.
  1. Si estamos en con una Predicción Baja y un Control Fuerte (abajo a la derecha): Lo más interesante es que nos encontramos en la configuración final, en la que no desarrollamos la visión o la planificación, la predicción del entorno futuro, pero sin embargo buscamos ejercer un fuerte control sobre nuestra evolución. Este punto lo podemos hacer a través de alianzas, coaliciones, influencia en los estándares, etc. Se dice que el enfoque es transformador, porque en él, nos transformamos (al menos en parte) nuestro ambiente, aunque sea de manera limitada. Más específicamente, lo co-creamos con las partes interesadas y seleccionadas para ir a la transformación.

El enfoque, tendrá mucho en común con la “estrategia integrada”, la que corresponde a la acción, una teoría de la innovación, del emprendimiento dentro o fuera de la organización. La acción que nos describe cómo las organizaciones crea nuevos mercados cuando se enfrentan a una situación de fuerte incertidumbre. Es este enfoque no predictivo de la estrategia que hoy en día nos ofrece más perspectivas para el desarrollo de la estrategia, también funciona bien para las grandes organizaciones: podemos aprender de las organizaciones de los empresarios, de los líderes que, después de todo, son los expertos en la dirección de la incertidumbre. Desarrollaremos el concepto de estrategia no predictiva en futuros puestos de trabajo que ya estamos hablando, en el futuro de nuevos mercados, nuevas necesidades etc.

“Aprender es comprender la relación que existe entre las cosas”. Jean Renoir

Gracias por leernos, por disfrutar,  por compartir.

Seguimos aportando.

By  Ricard Lloria  @Rlloria

Bibliografías:  del artículo de los autores Wiltbank, R., Dew, N., Read, S. y Sarasvathy, S. D. (2006) What to do next? The case for non-predictive strategy,” Strategic Management Journal n°27: pp981-998 , cinco fuerzas de Michael Porter, W. Edward Deming, Six Sigma y la ISO.,DMAIC,el Lean Six Sigma. Modelo holístico de análisis de fuerza de cualquier industria en términos de rentabilidad usando las cinco fuerzas de Michael Porter  en 1979

Tema Sistemas Thinking:

Bibliografía: Redesigning the future: A systems approach to societal problems, J. Wiley Sons, New York, 1974 

Bibliografía: Systems Thinking with Dr. Russell Ackoff

Tema sobre nuestro sistema de gestión de nuestras ideas :

El libro de estrategia e innovación titulado “La Estrategia del Océano Azul” en 2005 por los profesores W. Chan Kim y Renee Mauborgne,

Tema sobre nuestras propias Kpi´s :

Bibliografía: Wikipedia Logística Militar

Tema sobre estrategia de negociación:

Fuente: Las 12 Leyes de la negociación – Alfred Font Barrot. Editorial Conecta 2013 – ISBN 9788415431497

Tema sobre creatividad :

Fuente 1: libro de Edward de Bono, Serious Creativity

Fuente 2: Estudio de Baroness Greenfield

Photo credits : MorgueFiles.com  Tank darkedinburgh by hotbalck and my self canva.

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial 4.0 Internacional.

Fuente del Autor: https://ricardlloria.wordpress.com/2016/12/05/tomamos-bien-las-decisiones-estrategicas-bajo-momentos-de-incertidumbre/

4 diciembre, 2016
por admin
0 Comentarios

Un poco de "realidad", por favor maestro.

Historia como sistema. Ortega y Gasset. 1935.

La historia (general y personal) se basa en creencias personales y sociales imperantes. La realidad la entendemos con base en esas creencias. Siendo conscientes que la creencia social es la pre-dominante en todo momento.

Este libro me ha dejado un sabor triste. La primera parte del libro (un 75%) es amena, ligera, didáctica y esclarecedora. De ella, dándole unas pocas vueltas y un poco de riego personal, se pueden sacar, creo, algunas conclusiones interesantes. La segunda parte y final es plomiza y rebuscada, con un lenguaje filosófico complicado conceptualmente. No me gusta “esa” filosofía. Para entendernos, no es que Ortega se ponga espléndido unknown-2(florido-barroco), sino que llega la lectura a parecerse a pelearse con Hegels, Marxes y compañía. Enigmas de conceptos con vueltas y revueltas. Mareante.

Historia como sistema. Viene a poder concluirse, en la idea de que el hombre es un ser que actúa, que tiene que tomar acción y desarrollar su vida pensando, decidiendo y haciendo (la vida como quehacer), y que: La realidad es creada por nuestras creencias personales y básicamente por la creencia social dominante. Estas creencias llegan a formar un sistema (de pensamiento), puede que contradictorio, pero consistente y en el que por fuerza no se suele pensar.

Yo he venido en asumir que nuestra base Metafísica define nuestra vida hoy. Él da un paso más allá y hace entrar en juego la creencia social dominante como algo que conforma la realidad como parte la naturaleza y contra la que poco puede hacerse. Hay que asumir previamente que las creencias modelan el pensamiento y conforman la realidad.

En siendo esto, no nos es dado, a mi modo de ver, entender periodo histórico alguno de un modo vívido. Sí intelectualmente claro, si llegamos a establecer ese conjunto de creencias dominantes. Me refiero al hecho de que si no podemos “interiorizar” la repercusión profunda que las creencias sociales dominantes tienen tanto en la conformación de la realidad como en su relación con las creencias personales, no podremos “interiorizar” esa realidad que los individuos veían.

Esto puede, y es claro de entender, si hablamos de otras personas hoy, pues tendremos que entender su base de creencias personales, para entender su comportamiento y predecirlo. Por supuesto tiene eso que ver también con la realidad que cada uno “vemos”.

Es muy interesante también la reflexión acerca de la depreciación sufrida por el concepto de razón-razonamiento. Antes la razón servía para intentar trascender la realidad (conocer), cuando hoy en día se asume como cualquier concepto de desarrollo lógico, en contrario de lo que suponía hasta Descartes.. El intenta por tanto distinguir entre razón e intelecto. Este ultimo es un juego fútil mental. De aqui el descrédito que ha sufrido la “ciencia” por su rotura de la realidad percibida como naturaleza. El idealismo.

Como colofón el hecho de que tenemos que asumir que toda la vida y la naturaleza, son ilógicas, no comprensibles por pensamiento lógico mental alguno. A lo mas que se llega por ese camino mental es a inventarse pajas mentales que son pura ensoñación. Esto último es bastante interesante y es un lógico colofón de su razonamiento.

Otra cuestión es el hecho de que nuestro pasado influye negativamente en nuestro futuro cohibiendolo. No sólo nuestro pasado sino nuestro pasado colectivo. Pues nos da pistas de lo que pasado anteriormente ante determinadas decisiones. En esto no estoy muy de acuerdo ni a nivel personal ni global. Lo que ha funcionado antes no tiene porque funcionar ahora, y lo que NO ha funcionado antes puede que AHORA si que funcione. Aqui soy más de Taleb.

En mi opinion un pequeño ensayo con unas cuantas ideas interesantes. No creo sea de lo mejor de Ortega.

Fuente del Autor: https://peoncaminero.wordpress.com/2016/12/04/un-poco-de-realidad-por-favor-maestro/

4 diciembre, 2016
por admin
0 Comentarios

LA PERMANENTE ENSEÑANZA DE FIDEL ES QUE SÍ SE PUEDE. RAÚL CASTRO RUZ

fidel-raul-velada-solemne-en-santiago-de-cuba
Foto: Estudios Revolución

Discurso pronunciado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto político en homenaje póstumo al Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, Fidel Casto Ruz, en la Plaza Mayor General Antonio Maceo Grajales, de Santiago de Cuba, el 3 de diciembre de 2016, “Año 58 de la Revolución”. 

Estimados Jefes de Estado y de Gobierno;

Destacadas personalidades que nos acompañan;

Compatriotas que se encuentran hoy aquí en representación de las provincias orientales y el Camagüey;

Santiagueras y santiagueros;

Querido pueblo de Cuba:

En la tarde de hoy, tras su arribo a esta heroica ciudad, el cortejo fúnebre con las cenizas de Fidel, que reeditó en sentido inverso la Caravana de la Libertad de enero de 1959, realizó un recorrido por sitios emblemáticos de Santiago de Cuba, cuna de la Revolución, donde, al igual que en el resto del país, recibió el testimonio de amor de los cubanos.

Mañana sus cenizas serán depositadas en una sencilla ceremonia en el Cementerio de Santa Ifigenia, muy cerca del mausoleo del Héroe Nacional José Martí; de sus compañeros de lucha en el Moncada, el Granma y el Ejército Rebelde; de la clandestinidad y las misiones internacionalistas.

A pocos pasos se encuentran las tumbas de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, y de la legendaria Mariana Grajales, madre de los Maceo, y me atrevo a improvisar en este acto, que también madre de todos los cubanos y cubanas. Cercano también está el panteón con los restos del inolvidable Frank País García, joven santiaguero, asesinado por esbirros de la tiranía batistiana con apenas 22 años, un mes después de que cayera combatiendo en una acción en esta ciudad su pequeño hermano Josué. La edad de Frank no le impidió acumular una ejemplar trayectoria de combate contra la dictadura, en la que se destacó como jefe del levantamiento armado de Santiago de Cuba, el 30 de noviembre de 1956, en apoyo al desembarco de los expedicionarios del Granma, así como la organización del decisivo envío de armamento y combatientes al naciente Ejército Rebelde en la Sierra Maestra. 

Desde que se conoció, ya tarde en la noche del 25 de noviembre, la noticia del deceso del líder histórico de la Revolución Cubana, el dolor y la tristeza se adueñaron del pueblo que, profundamente conmovido por su irreparable pérdida física, demostró entereza, convicción patriótica, disciplina y madurez al acudir de forma masiva a las actividades de homenaje organizadas y hacer suyo el juramento de fidelidad al concepto de Revolución, expuesto por Fidel el Primero de Mayo del año 2000. Entre los días 28 y 29 de noviembre millones de compatriotas estamparon sus firmas en respaldo a la Revolución.

En medio del dolor de estas jornadas nos hemos sentido reconfortados y orgullosos, una vez más, por la impresionante reacción de los niños y jóvenes cubanos, que reafirman sus disposición a ser fieles continuadores de los ideales del líder de la Revolución.

En nombre de nuestro pueblo, del Partido, el Estado, el Gobierno y de los familiares reitero el agradecimiento más profundo por las incontables muestras de afecto y respeto a Fidel, sus ideas y su obra, que continúan llegando desde todos los confines del planeta.

Fiel a la ética martiana de que “toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz”, el líder de la Revolución rechazaba cualquier manifestación de culto a la personalidad y fue consecuente con esa actitud hasta las últimas horas de vida, insistiendo en que, una vez fallecido, su nombre y su figura nunca fueran utilizados para denominar instituciones, plazas, parques, avenidas, calles u otros sitios públicos, ni erigidos en su memoria monumentos, bustos, estatuas y otras formas similares de tributo.

En correspondencia con la determinación del compañero Fidel, presentaremos al próximo período de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, las propuestas legislativas requeridas para que prevalezca su voluntad.

Con razón, el querido amigo Bouteflika, presidente de Argelia, expresó que Fidel poseía la extraordinaria capacidad de viajar al futuro, regresar y explicarlo. El 26 de Julio de 1989, en la ciudad de Camagüey, el Comandante en Jefe predijo, con dos años y medio de antelación, la desaparición de la Unión Soviética y el campo socialista, y aseguró ante el mundo que si se dieran esas circunstancias, Cuba continuaría defendiendo las banderas del socialismo.

La autoridad de Fidel y su relación entrañable con el pueblo fueron determinantes para la heroica resistencia del país en los dramáticos años del período especial, cuando el Producto Interno Bruto cayó un 34,8% y se deterioró sensiblemente la alimentación de los cubanos, sufrimos apagones de 16 y hasta 20 horas diarias y se paralizó buena parte de la industria y el transporte público. A pesar de ello se logró preservar la salud pública y la educación a toda nuestra población.

Vienen a mi mente las reuniones del Partido en los territorios: oriental, en la ciudad de Holguín; central, en la ciudad de Santa Clara, y occidental, en la capital de la república, La Habana, efectuadas en julio de 1994 para analizar cómo enfrentar con mayor eficiencia y cohesión los retos del período especial, el creciente bloqueo imperialista y las campañas mediáticas dirigidas a sembrar el desánimo entre la ciudadanía. De esas reuniones, incluyendo la de occidente, que presidió Fidel, salimos todos convencidos de que con la fuerza y la inteligencia de las masas cohesionadas bajo la dirección del Partido, sí se podía y se pudo convertir el período especial en una nueva batalla victoriosa en la historia de la patria.

Entonces pocos en el mundo apostaban por nuestra capacidad de resistir y vencer ante la adversidad y el reforzado cerco enemigo; sin embargo, nuestro pueblo bajo la conducción de Fidel dio una inolvidable lección de firmeza y lealtad a los principios de la Revolución.

Al rememorar esos difíciles momentos, creo justo y pertinente retomar lo que sobre Fidel expresé el 26 de Julio de 1994, uno de los años más difíciles, en la Isla de la Juventud, hace más de 22 años, cito: “…el más preclaro hijo de Cuba en este siglo, aquel que nos demostró que sí se podía intentar la conquista del Cuartel Moncada; que sí se podía convertir aquel revés en victoria”, que logramos cinco años, cinco meses y cinco días, aquel glorioso Primero de Enero de 1959, esto último añadido a las palabras textuales que dije en aquella ocasión (Aplausos).

Nos demostró “que sí se podía llegar a las costas de Cuba en el yate Granma; que sí se podía resistir al enemigo, al hambre, a la lluvia y el frío, y organizar un ejército revolucionario en la Sierra Maestra tras la debacle de Alegría de Pío; que sí se podían abrir nuevos frentes guerrilleros en la provincia de Oriente, con las columnas de Almeida y la nuestra; que sí se podía derrotar con 300 fusiles la gran ofensiva de más de 10 000 soldados”, que al ser derrotados el Che escribió en su Diario de Campaña, que con esa victoria se le había partido la columna vertebral al ejército de la tiranía; “que sí se podía repetir la epopeya de Maceo y Gómez, extendiendo con las columnas del Che y Camilo la lucha desde el oriente hasta el occidente de la isla; que sí se podía derrocar, con el respaldo de todo el pueblo, la tiranía batistiana apoyada por el imperialismo norteamericano.

“Aquel que nos enseñó que sí se podía derrotar en 72 horas” y aún menos, “la invasión mercenaria de Playa Girón y proseguir al mismo tiempo la campaña para erradicar el analfabetismo en un año”, como se logró en 1961.

Que sí se podía proclamar el carácter socialista de la Revolución a 90 millas del imperio, y cuando sus naves de guerra avanzaban hacia Cuba, tras las tropas de la brigada mercenaria; que sí se podía mantener con firmeza los principios irrenunciables de nuestra soberanía sin temer al chantaje nuclear de Estados Unidos en los días de la Crisis de los misiles en octubre de 1962.

“Que sí se podía enviar ayuda solidaria a otros pueblos hermanos en lucha contra la opresión colonial, la agresión externa y el racismo.

“Que sí se podía derrotar a los racistas sudafricanos, salvando la integridad territorial de Angola, forzando la independencia de Namibia y asestando un rudo golpe al régimen del apartheid.

“Que sí se podía convertir a Cuba en una potencia médica, reducir la mortalidad infantil a la tasa más bajas del Tercer Mundo, primero, y del otro mundo rico después; porque en este continente por lo menos tenemos menos mortalidad infantil de menores de un año de edad que Canadá y los propios Estados Unidos (Aplausos), y, a su vez, elevar considerablemente la esperanza de vida de nuestra población.

“Que sí se podía transformar a Cuba en un gran polo científico, avanzar en los modernos y decisivos campos de la ingeniería genética y la biotecnología; insertarnos en el coto cerrado del comercio internacional de fármacos; desarrollar el turismo, pese al bloqueo norteamericano; construir pedraplenes en el mar para hacer de Cuba un archipiélago cada vez más atractivo, obteniendo de nuestras bellezas naturales un ingreso creciente de divisas.

“Que sí se puede resistir, sobrevivir y desarrollarnos sin renunciar a los principios ni a las conquistas del socialismo en el mundo unipolar y de omnipotencia de las transnacionales que surgió después del derrumbe del campo socialista de Europa y de la desintegración de la Unión Soviética.

“La permanente enseñanza de Fidel es que sí se puede, que el hombre es capaz de sobreponerse a las más duras condiciones si no desfallece su voluntad de vencer, hace una evaluación correcta de cada situación y no renuncia a sus justos y nobles principios.” Fin de la cita.

Esas palabras que expresé hace más de dos décadas sobre quien, tras el desastre del primer combate en Alegría de Pío, del que pasado mañana se cumplirán 60 años, nunca perdió la fe en la victoria, y 13 días después, ya en las montañas de la Sierra Maestra, un 18 de diciembre del año mencionado, al reunir siete fusiles y un puñado de combatientes, exclamó: “¡Ahora sí ganamos la guerra! (Aplausos y exclamaciones de: “¡Fidel, Fidel! ¡Ese es Fidel!”)

Ese es el Fidel invicto que nos convoca con su ejemplo y con la demostración de que ¡Sí se pudo, sí se puede y sí se podrá! (Aplausos y exclamaciones de: “¡Sí se puede!) O sea, repito que demostró que sí se pudo, sí se puede y se podrá superar cualquier obstáculo, amenaza o turbulencia en nuestro firme empeño de construir el socialismo en Cuba, o lo que es lo mismo, ¡Garantizar la independencia y la soberanía de la patria! (Aplausos.)

Ante los restos de Fidel en la Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo Grajales, en la heroica ciudad de Santiago de Cuba, ¡Juremos defender la patria y el socialismo! (Exclamaciones de: “¡Juramos!) Y juntos reafirmemos todos la sentencia del Titán de Bronce: “Quien intente apropiarse de Cuba, recogerá el polvo de su suelo anegado en sangre, si no perece en la lucha! (Exclamaciones.)

¡Fidel, Fidel! ¡Hasta la Victoria! (Exclamaciones de: “¡Siempre!) (Exclamaciones de: “¡Raúl es Fidel! y de: “¡Raúl, tranquilo, el pueblo está contigo!”

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

HASTA AQUÍ EL POST DEL AUTOR DEL BLOG.

Comparte esto:

Fuente del Autor: https://elciervoherido.wordpress.com/2016/12/04/la-permanente-ensenanza-de-fidel-es-que-si-se-puede-raul-castro-ruz/

4 diciembre, 2016
por admin
0 Comentarios

Conferencias de Gonzalo Rodríguez-Fraile en Granada, noviembre 2016

Estas son fotos de las conferencias de las Facultades de Magisterio y Ciencias, en Granada.

 

2016-11-09-photo-000001212016-11-09-photo-000001222016-11-09-photo-000001232016-11-09-photo-000001242016-11-09-photo-000001252016-11-09-photo-000001262016-11-09-photo-000001272016-11-09-photo-000001302016-11-10-photo-000001392016-11-10-photo-000001402016-11-10-photo-000001412016-11-10-photo-000001422016-11-10-photo-000001432016-11-10-photo-00000144

Los videos están en https://www.youtube.com/watch?v=ts7szkHICOYindex=2list=PLNq-E_P36WA9iaAVbzw0jeLm_K6Db7yG6 y https://www.youtube.com/watch?v=SnXz-nycYJslist=PLNq-E_P36WA9iaAVbzw0jeLm_K6Db7yG6

 

Fuente del Autor: https://conscienciadesarrollo.wordpress.com/2016/12/03/conferencias-de-gonzalo-rodriguez-fraile-en-granada-noviembre-2016/

4 diciembre, 2016
por admin
0 Comentarios

De MVE al éxito

Muchos son los sueños y pocas nuestras ganas.

Así definiría las veces que asumimos una actitud estática, y que en vez de usar el tiempo a nuestro favor, lo desaprovechamos. Tenemos que recordar que todos somos capaces de soñar, todos hemos tenido, aunque sea por una vez, sueños. Entonces, si son deseos propios, íntimos, que forman parte de nuestra esencia, ¿por qué los dejamos perder? Ahí vienen las lamentaciones, las frustraciones, menospreciamos la vida, decimos que no vale la pena vivir… es bien fácil culpar a los demás, pero ¿por qué? si en nosotros está hacer o no. ¿Por qué no somos capaces de luchar por al menos uno de esos sueños?

Una vez, estaba en esos días en los que me sentía perdida en la vida. Sentía que algo me faltaba, que tenía cosas que hacer, ¡que quería hacer cosas!… Como no sabía por dónde empezar decidí recoger mi cuarto y entre todas las cosas encontré una index card que decía: “¿Qué te detiene?”. En ese momento vinieron a mi mente tantas cosas…

Hoy te hago esa misma pregunta, ¿qué te detiene? A muchos suele pasarnos que cuando tenemos obligaciones que cumplir y la agenda cargada, diéramos lo que fuera por tener tiempo libre para poder hacer aquellas cosas que tanto nos apasionan. Pero cuando tenemos el tiempo lo perdemos vegetando o haciendo todo menos aquello que queríamos. ¿Entonces, qué te detiene? ¿Qué excusa nueva te darás para justificarte?

Hay un refrán que dice: “Querer es poder”. A eso le añado: “Para poder hay que querer”. Más allá de cualquier sermón, hay tres palabras que aprendí en un momento importante de mi vida que desde entonces siempre llevo presentes: misión, visión y enfoque.

Así como usualmente las compañías definen términos como estos para estar claros en cómo alcanzarán sus objetivos exitosamente, en tu caso, ¡qué mejor empresa que tú mismo! ¡Qué mejor que invertir en ti, que empezar por ti! Por eso te comparto lo siguiente:

Cuando pienses en una misión, visualiza ¿qué quieres? Piensa y reflexiona cómo quieres dirigir tu vida y hacia dónde quieres llegar en ella.

Cuando plantees una visión, considera ¿cómo lo harás? Qué ruta establecerás para alcanzar la meta que deseas.

Y cuando establezcas el enfoque, piensa en ¿qué te detiene? Aquellas cosas, actitudes, pensamientos que puedan ser obstáculos en tu caminar.

Imagina que estos tres aspectos serán la estrategia para llegar a las cosas que quieres lograr. Desarrollarás una Misión, una Visión y un Enfoque que serán como tu nuevo plan de vida al que llamarás MVE. De ahora en adelante piensa que deberás poner en práctica tu MVE que llevará por definición Most Valuable Effort (en español el Esfuerzo Más Valioso) para entonces llegar a ser un MVP (Most Valuable Player, en español el Jugador Más Valioso). Claro el MVP de tu vida. Con esto en mente ten por seguro que darás el primero de muchos pasos.

Espero que esta travesía te ayude a emprender una nueva etapa en tu vida. ¡Éxito!

-xo-

Nil.Marie

 

 

 

Fuente del Autor: https://travesiapr.wordpress.com/2016/12/03/de-mve-al-exito/