Dalequedale.com

Revista Digital de Pensamiento Contemporáneo y Reflexión

14 enero, 2013
por admin
0 Comentarios

Ser "soñador" cuesta…y mucho!!

Ser “soñador” cuesta, aunque para explicar porque cuesta habría que definir antes lo que es para mí un “soñador”.

Un “soñador” es alguien que hace lo que le gusta, que tiene ilusiones y sueños, y sobre todo…”sueña” y “lucha” por alcanzarlos…aunque sean auténticas locuras…..a veces tan y tan utópicas!!

Por que cuesta?? Porque tienes que luchar contra la “normalidad”, y en muchos de los casos nadar a contracorriente, de que vas a vivir?? que va a ser de tu vida?? no eres productivo, en serio te quieres dedicar a eso?? …. eres un fracasado!!

Vivimos en una Sociedad Consumista,  establecida y regida por unos valores que te han inculcado desde pequeño, en contra o no de tu voluntad, total..no te has dado ni cuenta de ello. Tienes que trabajar en algo en lo que puedas conseguir bastante pasta, porque solo de esa forma serás un auténtico “triunfador” en la vida. Tienes que tener el último móvil y un coche lujoso aparcado en frente de tu chalet adosado, solo así, y de ninguna otra forma, serás un “ganador”. Hacer algo por “gusto” que no te da beneficios económicos sustanciosos…eso, eso es una locura hombre!!!

Otros caminos no son aceptados, si eres alguien que no “contribuye” a esta sociedad, tu sociedad, a ese camino dictado, estas loco, estas ido…o a lo sumo eres un hippie de mierda!!

Si tu sueño concuerda con lo que te han inculcado, yo me pregunto?? era realmente tu sueño o es algo que te han ido incrustando y así te lo han hecho ver, desde siempre, en esta sociedad consumista en la que “vivimos”?? Vives tu propia Vida o tu propia Vida te Vive a ti??

Hoy quiero gritar muy fuerte un “HURRA” por aquellos “soñadores” que poseen sueños propios diferentes a los de la “normalidad” establecida…sois Grandes!! Muy Grandes!! …..porque tener otra manera de ver las cosas es una lucha continúa con la “Matrix” que te rodea, porque aunque no lo creáis vivimos asumidos en una “Matrix” que solo controlan unos pocos, esos que crean tus valores y esos que te conducen para manejarte como un peón más de su tablero, mientras ellos viven de lo lindo, a tu consta, mientras tú si te partes los cuernos…

Por mi parte, lo siento, pero yo no nací peón de nadie….y de tu tablero, si se me antoja, me salgo cuándo me dé la gana!!!

dalequedale.com


Fuente del Autor: http://descifrandorealidades.wordpress.com/2013/01/09/ser-sonador-cuesta-y-mucho/

mujerenamorada11

13 febrero, 2009
por eleanor
0 Comentarios

El amor descifrado

*Rav Dr. Michael Laitman

Todos nosotros, independientemente de nuestros orígenes, hemos experimentado el sentimiento de profundo enamoramiento, al menos una vez en la vida. El amor es ciego. Cuando estamos enamorados, no encontramos errores en la persona amada, justificamos todo lo que hace, y sólo vemos lo mejor de él o ella.

Sin embargo, la mayoría de nosotros sabemos que la “burbuja de amor” inevitablemente se revienta, y viendo en retrospectiva nos preguntamos: “¿Era el amor que sentía sólo una ilusión? O ¿Por qué no puedo sentirme ahora tan bien como antes, cuando estaba enamorado?”

El amor – ¿Qué es en realidad?

15 junio, 2014
por admin
0 Comentarios

Transparencia y Credibilidad

2yvm44m

Me gusta pronunciar la palabra en voz alta. Transparencia. Que llene el aire con su sonido mientras me llena el alma con su sentido. Transparencia. Dejar que lo que es, se vea. Dejar que lo que pienso, se sepa. Dejar que lo que siento, se sienta. Eso es sinceridad, es realidad y es verdad. Todo en uno.
Y todo con la sencillez de dejar ser a las cosas lo que son, sin aires solemnes de grandes logros o heroicas virtudes. Ser limpiamente lo que soy. Sin disfraces, máscaras ni cumplidos. Parece tan sencillo, y sin embargo resulta tan difícil.
En la medida en que no soy transparente, soy opaco. Y ser opaco es no ser.
Es insensibilidad, oscuridad y dureza. Cuando disimulo, cuando finjo, cuando me río sin querer reír y doy palmadas sin querer aplaudir, dejo de ser yo.
Cuando repito lo que otros dijeron sin sentirlo yo, cuando digo que sí con la cabeza y que no con el corazón, cuando digo que estoy encantado cuando estoy fastidiado, cuando expreso pesar sin sentirlo y entusiasmo sin conocerlo, dejo de ser yo. No ser transparente es sencillamente no ser.
Transparencia es visibilidad.
La transparencia más difícil es la transparencia conmigo mismo. Dejarme ver a mí mismo lo que yo mismo siento. El censor más dañino es el que llevo dentro y tacha mis sentimientos antes de que yo pueda sentirlos. Para cuando llegan a expresión consciente los sentires internos de la primera impresión, llegan cambiados, retocados, censurados. Y mientras no sea transparente conmigo mismo, ¿cómo voy a serlo con los demás?
¡Qué alegría me da el saber que no estoy a gusto y el atreverme a pensarlo y a decirlo! Es liberación bienvenida de la cautividad de la rutina. Y es progreso decidido porque ahora, cuando me pregunten y yo diga que sí, ese sí tendrá valor ya que al fin he aprendido a decir que no. Hace falta valor para dejarse ser uno miso, y más aún para dejarse ver ante los demás.
La recompensa es la paz del alma. Solo la verdad da descanso. Transparencia para con los demás, es decir, para decirles a ellos lo que pienso de ellos.
La transparencia es un acto de fe. Cuando me escudo en la opacidad es porque temo que no me acepten como soy, y cuando me atrevo a dar la cara es porque confío en que les gustará a los demás. La confianza en mí mismo es la base de mi sociabilidad. Aceptarme a mí mismo es la condición para que me acepten otros. Todo rincón mío que trato de esconder es vergüenza, rechazo y temor.
No tener nada que ocultar es el secreto para la paz en el alma y la facilidad en el trato. La medida de mi transparencia me da la medida de mi fraternidad.
Mi falta de transparencia me revela las oscuridades que temo descubran otros en mí porque yo mismo las temo y las evito. Por eso la transparencia resulta una guía bienvenida de autoconocimiento. Me interesa notar los ángulos que
escapan de mi transparencia, y seguir los hilos invisibles que desde ellos llevan a la inseguridad, la mezquindad, la duplicidad que oscurecen los paisajes de mi alma.Cuando no quiero enseñar algo es porque me duele a mí mismo. Mi falta de transparencia me da la lista de mis flancos débiles. Mi opacidad me alerta de mi flaqueza. El esfuerzo por la transparencia es el esfuerzo por la conducta plena. Cuantos menos puntos oscuros queden en mí, más noble será mi vida.
La transparencia que más cuesta es la transparencia del hombre libre. Yo me siento libre por dentro, pero ¿hasta dónde puedo comunicar mi libertad a los demás sin que resulte o una presunción mía o una amenaza a los demás? No hay mayor amenaza para el grupo que un hombre o una mujer libre en su seno. Yo no me siento atado por las costumbres o sometido a las tradiciones. Observo, eso sí, las reglas del juego, ya que todo grupo de personas que viven juntas tiene derecho a cierta unidad, disciplina y convergencia, pero lo hago con ánimo de libre convivencia agradecida, no como obligación intrínseca de carga de conciencia.
La credibilidad viene de la transparencia. Cuando soy transparente, soy yo, y cuando soy yo, soy creíble. La transparencia es la mejor presentación, porque engendra credibilidad. Tendré razón o estaré equivocado, me dejaré llevar de la exageración o del prejuicio, seré justo o injusto, pero soy yo el que siento, el que pienso y el que hablo, y allá va mi pensar con la totalidad de mi ser. Si cuando no sé les digo que no sé, cuando les digo que sí que lo sé, me creerán también y sabrán que lo sé. Si quiero aparecer como un sabelotodo, acabaré por no saber nada, o al menos por que nadie se fíe de mí para nada. Me puedo equivocar, y cuando caigo en la cuenta lo digo, y eso mismo me hace ser más de fiar cuando digo que veo claramente lo que claramente veo.
El precio de la credibilidad es la vulnerabilidad. Para ser humano hay que ser vulnerable. Y lo soy, pero ahora me toca el saberlo, aceptarlo y reconocerlo, y el dar un paso más y constatar que no solo puedo ser herido, sino que lo soy de hecho, y me llegan y se me clavan todas las flechas y las lanzas con las que entran todas las debilidades del ser humano. También ese soy yo: mi yo vulnerable, vulnerado, desbocado. Que me vean tal como soy. Si me han visto cuando me enojo, me apreciarán más cuando sonrío, pues ahora saben que tengo genio pero sé controlarlo. Si me ven siempre buenecito y manso no van a caer en la cuenta del fuego que llevo dentro y de la doma de instintos que he llevado a cabo en la vida. Sin sombras ni contrastes no hay retrato que valga. Que vean las sombras para valorar las luces. El que vean mis facetas oscuras me da credibilidad cuando ven las claras. Eso no se paga con nada.

(Carlos G. Vallés).
Fuente: http://www.elixiresparaelalma.com.ar/blog/2014/06/05/transparencia-y-credibilidad/).

nuevas-imagenes-de-mariposas-lindas-para-facebook-5

dalequedale.com

#google_ads_div_wpcom_below_post_adsafe_ad_container { display: block !important; }

Share this:

Google+

Emma Villalobos

Fuente del Autor: http://alpha1950.wordpress.com/2014/06/06/transparencia-y-credibilidad/

14 enero, 2013
por admin
0 Comentarios

Dar liebre por gato. El trabajo oculto del arquitecto

No salgo de mi asombro al leer tu opinión en el articulín del periódico que hoy acoge tu, digamos, documento, Manuel Tomás Balibrea.

“Apollardao” es un calificativo, no poco hermoso y muy de mi tierra natal, que describe la sensación de estupor, vergüenza ajena y asombro que me ha producido leerlo, forzado por la situación respecto a la Ley de Servicios Profesionales de marras. Forzado, también, por la representatividad de tu cargo como presidente de la asociaciones de ingenieros, en absoluto institución colegial, y también forzado por tu ictuoso semblante y tu fea corbata, puesto que para eso estamos los arquitectos, ¿verdad? para hacer, decir y juzgar las cosas bonitas. Para la mueca hueca del sentido intelectivo. Para hacer trajes invisibles que sólo ven los hombres inteligentes, como el del cuento. Lo que siento de verdad es recurrir a la redacción en primera persona, dejando de lado el impersonal imperativo de documentos técnicos y legales. Y siento recurrir a Góngora más que a Quevedo.

No salgo de mi asombro no por tu parcial, estúpida (con perdón), demagógica, imbécil (sin perdón) opinión, que, como todas las opiniones, puede ser mostrada, aunque la valoración personal no implique validación alguna, bendita popularización de los media. No es tu opinión lo que me  produce la vergüenza ajena, sino el hecho de que yo, que ya no soy ningún niño y llevo trabajando más años que los que parece, sigo creyendo en que, no ya la humanidad, sino que los españoles, o que incluso varios colectivos, pueden remar en la misma dirección.  Y ni siquiera un presidente del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España tan nefasto como el que tuvimos, claramente politizado por un bando que nos abandonaba a nuestra suerte durante el arduo proceso, aún en desarrollo, del ajuste de la enseñanza de arquitectura española al espacio europeo me ha escarmentado. Y vienes tú con tu fea corbata, y me vuelves a demostrar que no escarmiento. Y no escarmiento porque no se puede explicar desde la maldad aquello que puede ser justificado desde la estupidez. Y no escarmiento no por ceder el beneficio de la duda a persona y colectivo desconocido, sino porque no me acabo de enterar de que nadie da nada gratis, y especialmente los ingenieros.

La ingeniería, como España, es así. Vosotros tenéis un intelecto superior, matemática aplicada pura y, claro, no entendemos vuestra complejidad profesional cuando tenemos que acoplar, ensamblar,encajar, acordar, sumar,integrar…vuestros “tubitos” en nuestras “cajitas” (véase edificio) o vuestros “cablecitos” en nuestros “puzzles” (vease planes urbanísticos). Vosotros sois los súper especialistas de lo específico, nosotros somos los súper especialistas de la generalidad. Porque, como no estamos mirando sólo el árbol, podemos ver todo el bosque.

¿Y mirar al bosque implica no ver el árbol o sus detalles? se nota que con esa corbata de la foto no has estado en muchas pinacotecas (eso es un museo pictórico, por cierto, ya que el uso poco importa a la edificación, ¿verdad?) y, por tanto, la noción de la realidad no es tu fuerte. Pues mira, no. Lo que pasa es que para mirar el bosque y luego ver el árbol, hace falta dedicarle muchas más horas. muchísimas. Y para tu mundo taylorista, ese anillo neoliberal del planeta postcapitalismo de Gundos, Alf y tantos otros, tantas más horas trabajes, tantas horas más cobras. Que para eso habéis estudiado, que coños. Que para eso habéis estado tantos años en esas ETSII´s. Que nosotros no hemos estudiado los mismos años que vosotros. Y lo que hacíamos en las Escuelas de Arquitectura era dibujar, tomar cañas y charlar con los amigos. Los 5 años de estructuras, los 4 de Instalaciones, los 2 de Instalaciones Urbanas, la especialidad de Estructuras sismorresistentes, eso, relleno de horas entre tanta caña y tanta copa, harto compatibles con nuestros “collages” urbanos, nuestras “maquetitas”, nuestros “planitos” que parecen cuadros. Y claro, con tanto trasnochar en nuestras jornadas sinfin de estas/aquellas Escuelas de Arquitectura, y tanto alcohol y tanta juerga (pues según explicas en tu texto nuestro capacidad profesional es perfectamente compatible con una politoxicomanía al uso) pues nos hemos quedado tontos. Tontitos. Pobres de nosotros, que nos ha gustado tanto todo esto que lo hacemos gratis. Ese es nuestro gran problema, que lo hacemos gratis. Es tal nuestra pasión, que una vez hemos resuelto el problema inherente a toda solución técnica, una vez nos hemos ganado los honorarios, además queremos hacerlo bien. y bonito, hermoso. Pues pertenece a la historia, y la permanencia de nuestros frutos y la necesidad de un edificio para un buen montón de años lo exige. Ese es el problema. Vosotros resolvéis una nave, y queda resuelta, bueno, está bien, en principio no se cae ni entra agua. Pero miradla al paso de unas décadas. Resolver un problema no implica solucionarlo. Y en eso somos los grandes especialistas, en dar liebre por gato. Que las necesidades de una familia, de un promotor, de una administración, impongan un programa a resolver en un lugar determinado, y tu acabas haciendo no un edificio, sino Arquitectura, una arquitectura. En vez de un edificio. A quién se le ocurre, vaya por Dios.

Seguramente tú hayas hecho inefables edificios para la industria, y con cualquiera de ellos te sientas orgulloso y duermas bien. Pues el dicente no. De hecho, sufro como un ingeniero sin corbata cuando para una necesidad fijo una respuesta concreta en un proyecto, puesto que lo que busco es una solución, no un apaño. Por eso los arquitectos somos ahora pobres como ratas. Porque a lo que hay que dedicar 4 horas le dedicamos 12.  Porque nos pagan un gato callejero, vulgar y correoso, y le damos una rica liebre campera. Y la diferencia, va de nuestro negocio, de nuestras horas, de nuestras familias y de nuestro patrimonio.

Y. hablando de apaños, lo que me haría destripar tu corbata es que tu misiva lleve implícita la impericia de los arquitectos de dar una adecuada capacidad técnica a nuestras obras. No te puedo rebatir esa opinión, fundada por tu segura experiencia con muchos compañeros en época de mucho trabajo y poco tiempo. A saber con qué clase de arquitectos te habrás mezclado. Lo mismo llevaban esas mismas corbatas.

Aunque he de confesar,sí, ego confiteor Deo, que yo también lo hice alguna vez. No lo de llevar esas corbatas, sino lo de contratar algún cálculo de algún edificio, por prisa. Aunque me lo entregaron todo tan tarde y tan mal que oye, ni una más. Si yo he aprendido a calcular instalaciones, las calculo yo. Y si soy responsable de algo proyectado por mí, no quiero pagar por el diseño de otro. Pero, dado que tu visión de las cosas está limitada por tu experiencia, sólo me queda retarte públicamente a que justifiques que alguno de mis edificios, completamente calculados por mí a todo nivel, no están bien resueltos. De eso entendemos los dos. También te reto a que me rebatas que no son buenas arquitecturas. Ya para eso tienes que pasar del 2+2=4 al E=mc2. Ese es el problema para vosotros. Una ecuación tiene una única solución válida. Pero un edificio, o un plan urbanístico, no. Y por eso las asignaturas de estructuras, instalaciones y mecánica resultaban tan sencillas. Y por eso en las obras necesitamos a los arquitectos técnicos, porque saben de edificatoria, porque su formación es específica en las “cajitas” a las que tanto menosprecio has mostrado. Mis proyectos no tienen ni una sola alusión a la formatividad extrasensorial del espacio, a la fenomenología del habitar, a la adscripción a la realidad histórica en la que nos movemos. No necesita esa explicación añadida. Para eso están los trajes invisibles del rey, que sólo ven los inteligentes.Esa es la diferencia substancial entre diseñar y proyectar, la misma que hay entre la mecánica newtoniana y la cuántica.

En fin, no me alargo más. Hasta ahora habíais sido cordiales colaboradores que te forzaban en la toma de decisiones hacia derroteros sobre los cuales no teníais ningún tipo de responsabilidad. Ahora veremos lo que pasa. Si queréis guerra profesional, la vais a tener. Lo mejor de esta crisis es la reinvención que de sí misma está haciendo la profesión, y la gente está haciendo especialidades, y así no tendremos que contratar ingenieros para eso de los “tubitos” sino que, cuando la “cajita” sea tan radicalmente complicada que no nos deje tiempo para estar dedicados al árbol, podremos recurrir a profesionales. O, directamente, ahora que en vez de diez casas se hace una (con suerte) pues la piensas, ajustas, justificas, calculas, representas y edificas tu. Esto es, la proyectas.

Por cierto, me da igual tu cargo, nivel profesional, edad o identidad sexual. Te puedo tutear de todas, pues mi nivel académico me lo permite, aunque claro, me han regalado los títulos que, a buen seguro, cuelgan enmarcados en la pared de tu despacho.  Alguien te tenía que haber explicado que, cuando uno obstenta un cargo, representa a todo su colectivo. Yo, que soy un profesional libre (no liberal, y hay que ver, a mis años, admitiendo esto) puedo decir lo que me salga del alma casi en todo momento. Y ponerme mis corbatas. Y poner a caer de un burro a las berzadas escritas que me encuentro, porque me apetece. Tu no. Y lo siento por los ingenieros que me he cruzado en mi devenir profesional y personal, que están a años luz de tus corbatas y tu cuello. En este pais, no aprendemos. Cuando alguien no sirve, ahí que lo ponemos. Y el hecho de que hayas conocido a algún compañero de similar gusto con las corbatas no es óbice para que generalices sobre toda una profesión. Me temo que usar tu cargo para desprestigiar públicamente a todo un colectivo, y así lograr mayor número de encargos, puede ser incluso penalmente punible. Vamos a estudiarlo.

Por cierto, y para pedir disculpas a los valiosísimos compañeros de tu colectivo, mi entradas han sido contra tus opiniones,no contra tu colectivo; puesto que con esa corbata seguramente tengas tu piso, “diseñado” por un arquitecto, lleno hasta las molduras que suavizan el encuentro de la pared y el techo, de muebles de buena madera, provenzales, y cuadros de bodegones y marinas de la Costa Brava con marcos dorados y repujados a mano. Y botellas de bourbon de fino cristal tallado. No lo dudo. de verdad. Pero esa linealidad supongo que no te habrá dejado degustar el fino humor de la ironía, del que me temo mucho he abusado con creces. Lo siento, y no por tí, sino por los que representas sin que piensen como tú. Así nos va. Y con esas corbatas andamos…

Fuente del Autor: http://ciudadextrema.wordpress.com/2013/01/08/dar-liebre-por-gato-el-trabajo-oculto-del-arquitecto/

21 octubre, 2013
por admin
0 Comentarios

No lo hagas…

Fuente del Autor: http://cultivandoideas.wordpress.com/2013/10/10/no-lo-hagas/

cc06d_ausbildungsgaenge_02

10 diciembre, 2012
por admin
0 Comentarios

TODOS PODEMOS SER MAS FELICES.

Es una cuestión de aprendizaje, que se puede lograr con ejercicios y disciplina.

La felicidad es el anhelo de cualquier persona, pero muchas veces no se sabe como alcanzarla. Por esto la Universidad de HARVARD diseñó un curso que ayuda a conseguir este estado, dictada por TalBen-Shahar, experto en Psicología positiva.

Entrega 13 Consejos para alcanzarlas:

1) 30 MINUTOS DE EJERCICIO

Todos los expertos coinciden en que hacer actividad física es igual de bueno que tomar un antidepresivo para mejorar el ánimo, 30 minutos de Ejercicios son el mejor antídoto contra la tristeza y el estrés.

2) EL DESAYUNO ES CLAVE

Estudios demuestran que desayunar ayuda a tener energía, pensar y desempeñar exitosamente las actividades.

3) AGRADEZCA LO BUENO

Escriba en un papel 10 cosas que tiene en su vida que le den felicidad. Cuando hacemos una lista de gratitud, nos obligamos a enfocarnos en cosas buenas.

4) SEA ASERTIVO

Pida lo que realmente quiera y diga lo que piensa. Esta demostrado que ser asertivo ayuda a mejorar la Autoestima. Aguantar en silencio todo lo único que genera es tristeza y desesperanza.

5) GASTE EN EXPERIENCIAS

Gaste su dinero en experiencias, no en casos. El 75 % de las personas se sienten más felices cuando invierten su dinero en viajes, cursos y clases. Le proporcionan conocimientos.

6) NO POSPONGA

“No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy”. Estudios demuestran que hay más ansiedad y tensión cuando más se posterga. Haga lista semanal y salga de Ellas.

7) SEA AMABLE Y SONRÍA

Siempre salude y sea Amable con los demás. Solo sonreír cambia el estado de ánimo. Además, la mayoría de la gente lo valorará y lo tratará bien.

8) CUIDE SU POSTURA

Caminar derecho con los hombros ligeramente hacia atrás y la vista hacia el frente ayuda a mantener un buen estado de ánimo.

9) LA MÚSICA ES ESENCIAL

Esta comprobado que escuchar música despierta deseos de cantar y bailar, lo que alegra la vida.

10) PIENSE EN LO QUE COME

Lo que consume tiene un Impacto en su estado de ánimo. Por esta razón lo recomendable es comer algo ligero cada tres o cuatro horas para así mantener los niveles de glucosas estables. No se salte comidas y evite el exceso de harinas blancas y el azúcar. Coma de todo y varíe los alimentos.

11) ACEPTE EL FRACASO

Acepte los fracasos como parte de la vida y aprenda de Ellos.

12) CUIDE SU ASPECTO

El 41% de la gente dice que se siente más feliz cuando piensa que se ve bien.

13) RODEESE DE SUS MEJORES RECUERDOS

Pegue recuerdos agradables, frases y fotos de sus seres queridos por todos lados, en su nevera, en su computador, en su escritorio. Rodease de las cosas que le recuerden momentos bonitos.

14) CUIDE EL AMOR Y LA AMISTAD (Adicional)

Es mejor dar que recibir, abra su corazón y brinde cariño que le compensaran con buenos y muchos amigos, de aquí saldrá y llegará el Amor y su Alma gemela, brinde respeto y nunca traicione, es lo mas doloroso que pueda sentir una persona como agresión emotiva. Lo que hoy desechas, mañana lo puedes necesitar.

Tomado de el Tiempo.

Fuente del Autor: http://fundeayap.wordpress.com/2012/11/25/hello-world/

abe9c_ganas-vivir

27 noviembre, 2012
por admin
0 Comentarios

Frases para la reflexión y motivación del ser humano

Las ganas de vivir son algo innato en las personas, nacen a la par que nosotros y nos acompañan toda la vida, pero bien es cierto, que hay ciertos momentos en la vida en los que cuesta sacar a relucir un estado de ánimo óptimo y nos encontramos con una especie de barrera invisible que nos impide realizar nuestra actividad diaria, alcanzar nuestras metas en la vida o simplemente despertarnos cada mañana con una sonrisa en la cara.

 Existen factores en la vida que hacen que nuestro estado de ánimo varie, entre ellos nuestra situación personal, la situación laboral o nuestra relación de pareja y con aquellas personas que nos rodean en la vida.

 Pero también hay un factor psicológico en todo esto, que a veces nos impide ver con claridad lo evidente. Por ello, en este artículo me dispongo a mostrarte alguna de las frases que pueden mejorar tu motivación o incluso tu capacidad de liderazgo. Son las siguientes:

  •  ” La vida no es fácil para ninguno de nosotros. ¿Pero qué hay con eso? Tenemos que tener perseverancia y, sobre todo, confianza en nosotros mismos.”
  • ” El enojo, el orgullo y la competencia son nuestros verdaderos enemigos.”
  • ” Hay que luchar y seguir luchando aunque solo sea previsible la derrota.”
  • ” El único fracaso verdadero es el de fracasar a la hora de intentarlo.”
  • “La paciencia es la madre del éxito.”
  • “Tus grandes proezas serán logradas no por tu fuerza, sino por tu perseverancia”
  • “Un optimista ve oportunidades en toda calamidad. Un pesimista, ve calamidades en toda oportunidad.”
  • “El triunfo no está en vencer siempre, sino en nunca desanimarse.”
  • “Cuando no sabemos a qué puerto nos dirigimos, todos los vientos son desfavorables.”
  • “La motivación nos impulsa a comenzar y el hábito nos permite continuar.”
  • “Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.”
  • “Para empezar un gran proyecto, hace falta valentía. Para terminar un gran proyecto, hace falta perseverancia.”
  • “El futuro pertenece a aquellos que creen en la belleza de sus sueños.”
  • “El que adelante no mira, atrás se queda.”
  • “Los grandes espíritus siempre han tenido que luchar contra la oposición feroz de mentes mediocres.”

 Enrique Jiménez

dalequedale.com



Me gusta:

  • elisabethvegas

Fuente del Autor: http://dalequedale.com.wordpress.com/2012/11/23/frases-para-la-reflexion-y-motivacion-del-ser-humano/